Domingo, 21 de octubre de 2018

USMCA, ¿más próspero que el TLCAN?

0

El nuevo acuerdo comercial presenta distintos cambios, que ahora buscan favorecer a alguna de tres partes involucradas. Dichos cambios pueden significar un impacto en la economía mexicana, diferente al originado con el TLCAN bilateral de 1994.

Fuente: El Financiero

Por María Isabel Vélez Pérez (LEC) | 03 de octubre de 2018

Extensas negociaciones cesaron a inicios de esta semana, cuando Canadá y Estados Unidos finalmente llegaron a un acuerdo comercial que convirtió el Tratado de Libre Comercio de América del Norte en el ahora United States-Mexico-Canada Agreement (USMCA). Con grandes expectativas, los mercados reaccionan positivamente ante el aumento de certidumbre que el tratado otorga a la política comercial y económica de las naciones involucradas. Sin embargo, sigue habiendo cuestiones irresueltas; cuáles son esos cambios y cómo utilizarlos en favor de un crecimiento homólogo y holístico será el reto que la nueva administración deberá resolver en los años venideros.

¿NAFTA vs USMCA?

Fueron muchas las modificaciones hechas, entre ellas el Capítulo 19, uno de los principales culpables en ralentizar el proceso por parte de Canadá. El presidente Trump insistía en su anulación, la cual privaría a los tres países del derecho a convocar paneles binacionales independientes ante la amenaza por exportaciones o productores de decisiones comerciales desleales por alguna de los tres entes comerciales. El país canadiense salió victorioso, pues dicho capítulo se mantendrá en el nuevo acuerdo, que también incluirá una cláusula que obliga a los países a informar a sus contrapartes de cualquier relación comercial establecida con otro país.

Dentro de los cambios más relevantes se encuentran también las modificaciones a las reglas de origen en la industria automotriz. En el nuevo acuerdo se establece la obligación de un mayor contenido de productos nacionales, para que los automóviles sean candidatos a exenciones de tarifas arancelarias en los tres países.

Por otra parte, los intereses estadounidenses prevalecieron sobre los canadienses en materia acerera; se mantendrán las tarifas a las importaciones de aluminio y acero =. Aún es indefinido el lapso que durará esta victoria, pues el presidente Trump habló sobre posibles discusiones que podrían terminar en su remoción.

USMCA y la nueva administración mexicana

El USMCA aún debe ser aprobado por los congresos de los tres países, dos de ellos con posibles retos políticos. Por un lado, Estados Unidos podría enfrentar una transición de poder entre republicanos y demócratas si las elecciones no favorecen al presidente Trump. Por otra parte, México ya se enfrenta a un cambio definitivo en su administración, aunque las probabilidades de que este hecho afecte negativamente el acuerdo no son altas.

Sin embargo, siguiendo la tendencia de las promesas morenistas, hay muchas acciones que deberán tomarse para que el USMCA repercuta favorablemente para todos los estados mexicanos. Se espera que este nuevo tratado brinde consecuencias positivas que contrasten con las del TLCAN ya que, a pesar de potencializar algunas industrias, el anterior acuerdo también promovió un crecimiento no equitativo y aumentó la brecha de desigualdad, rezagando principalmente a los estados del sur.

Tomando en cuenta las diferentes ventajas comparativas de los estados, la atracción económica de los estados sureños desentona con el desempeño presentado después de la apertura comercial. Lo que debió haber sido un gran auge económico una vez firmado el TLCAN se transformó en un estancamiento, que ni los bajos costos de mano de obra ni la riqueza de recursos naturales pudieron impedir.

¿Qué pasó con el TLCAN en los estados del Sur?

¿Por qué el TLCAN benefició a estados en el centro y norte del país y no a la zona sur? Esquivel et al. (2002) atañen dicha disparidad a factores intrínsecos de los estados sureños, específicamente Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Por una parte, la distancia entre éstos y el mercado principal, Estados Unidos, marca una gran diferencia, aunque no es estrictamente un determinante; existen casos como el de Quintana Roo, que incluso con grandes distancias de por medio logró activar su dinamismo económico tras la firma del tratado.

Los mismos autores encontraron que otro factor negativo era la mala calidad de las instalaciones de comunicación en los estados del sur; el TLCAN naturalmente benefició estados que sí contaban con la infraestructura necesaria. La violencia social es otra problemática palpable estos casos, pues fomenta gran desestabilización en la región. La herencia guerrillera de los Zapatistas en Chiapas y el EPR en Guerrero y Oaxaca, junto con la creciente presencia narcotraficante, son factores que inhiben la inversión en la zona.

El último factor, y probablemente el más importante, es la baja calidad de educación en la región sur, que conduce a una baja productividad en la mano de obra de dichos estados. Este problema crece y limita las oportunidades para aquellos que sí cuentan con la preparación para desempeñar actividades productivas.

Políticas Públicas para el aprovechamiento del USMCA

Es imposible predecir el futuro. Sería una aseveración falaz adelantarse a decir que el USMCA tendrá mejores resultados que los que el TLCAN tuvo en su momento, sin siquiera acompañar el análisis del tratado con el estado de las políticas públicas.

¿Qué políticas públicas tendría que impulsar la nueva administración morenista para darle mayor oportunidad de crecimiento a los estados más pobres de la nación? Sin duda es necesaria una mejor infraestructura, sobre todo en materia de transporte y telecomunicaciones. También es importante impulsar una mejora en la calidad educativa, aunque la inversión en educación pública podría ser de poca ayuda si no se provee además un incentivo para quedarse en la región a ejercer. Debido a que el capital humano es un factor que puede migrar y llevarse consigo cualquier esfuerzo de mejora que la política pública intenta, es esencial acompañar la educación con oportunidades de trabajo, mejores salarios e incluso un refuerzo a la educación específicamente en las áreas de estudio relacionadas con las industrias más fuertes de la región.

En definitiva, el USMCA dará mejores resultados que la simple ausencia de un acuerdo comercial; sin embargo, es trabajo del gobierno maximizar los beneficios que pudiera traer consigo. Aprender de los errores del TLCAN y no repetirlos en este nuevo acuerdo será uno de los retos más grandes de la nueva administración, y de todas las que le sigan en los sexenios próximos.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.