Viernes, 16 de noviembre de 2018

Una nueva perspectiva del 19S

0

Un grupo de estudiantes del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México lanza portal para reflexionar y aprender de lo ocurrido después del terremoto en Ciudad de México en septiembre del 2017. 

Fuente: Tec19S

Roberto Juárez López  (LRI) | 13 de septiembre de 2018

Como parte de una crítica hacia la postura de la institución [ITESM] y remembranza a las víctimas del terremoto del 19 de septiembre de 2017, un grupo de estudiantes y ‘exatecs’ del Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México (CCM), han creado un espacio a través de la plataforma social Tumblr, nombrado Tec 19S.

En el portal se le da a la comunidad una oportunidad de compartir experiencias del 19S, y dar sus opiniones sobre las actitudes y posturas que tomó la institución con respecto a lo sucedido. Es preciso recordar que este acontecimiento cobró la vida de cinco miembros de la comunidad Tec: Luis Manuel Pacheco Rosales, Juan Carlos Álvarez Díaz-González, Alejandro Meza Guerrero, Rubén Ortiz García y Édgar Michel Anzano González.

Este grupo, cuyas identidades prefieren mantener en el anonimato, ha dejado claro que su principal objetivo es mostrar su inconformidad con la manera en que la institución se manejó después del terremoto; buscan señalar lo que se hizo mal. De igual manera aclaran que “no somos un grupo de revoltosos, que buscan criticar por criticar, […] buscan dar un espacio a las personas para expresarse”.

Ponen como ejemplo la forma en que se trató la muerte de los estudiantes y a las familias de las víctimas; mencionan que el Tec parecía estar haciendo una campaña alrededor de la reconstrucción de las instalaciones, en lugar de tratar de una forma más humana el fallecimiento de sus estudiantes.

El grupo mencionó que, principalmente, critican “la falta de sentido humano por parte de la institución”, recalcando de nuevo la forma en que se trató a las familias de los fallecidos y la muerte de los alumnos; esta declaración se respalda en un artículo publicado por el periódico Proceso, titulado: “Tec de Monterrey: seis meses de impunidad”.

Una de las principales preocupaciones del grupo es que el Tec intente desacreditarlos. El grupo asegura que se les informó sobre la posibilidad de que la institución “esté intentando armar una especie de estrategia para desacreditar el foro y toda expresión anónima que se gire en torno al 19 de septiembre”. Asimismo, comentan que esta estrategia es una respuesta a los comentarios que se hicieron en el portal.

Dentro del foro donde se publican las opiniones de la comunidad, se encuentra, en su mayoría, una opinión crítica hacia la institución, donde se concuerda con el grupo que lanzó la pagina, asegurando que al Tec le falta sentido humano, valor que tanto parece enfatizar. Por otro lado, se presenta también una variedad de desgarradores testimonios personales que comparten cómo se vivió el terremoto dentro de las instalaciones, y cómo fue vivir después del terremoto. La mayoría señala cómo aún hoy, después de un año del acontecimiento, siguen padeciendo síntomas de estrés postraumático.

En el futuro, el grupo busca no solo seguir manteniendo su crítica ante la institución, sino también ser proactivos y causar un impacto, para que el Tec cambie su forma de actuar ante situaciones como el 19S, adoptando principios “con más sentido humano”, mencionan.

Actualmente, la institución ha demostrado una falta de empatía en frente de esta situación, reflejado en el trato que se les dio a las familias de las víctimas; las demandas que los padres hicieron en contra del ITESM parecen estar congeladas, no hay avances, y ellos mismos mencionan cómo las instituciones gubernamentales no les muestran apoyo. Por otro lado, la institución parece estar más preocupada por la demolición y reconstrucción de las instalaciones del CCM.

A continuación se hizo una recopilación de algunas publicaciones en la página; pueden encontrar todos los testimonios en la página: Tec 19S


Vivencias personales del 19s


“A casi un año del 19S, todavía siento cómo me estremezco cuando me preguntan ‘¿Cómo sentiste el temblor?’. Viene a mi cabeza la imagen de mi amiga y yo, abrazadas de una columna en primer piso de biblioteca, tomadas de la mano con todas nuestras fuerzas, pensando que ese podría ser nuestro último momento. Al mismo tiempo, pensaba en mis padres y escuchaba cómo caían los techos y azotaban los estantes llenos de libros en las plantas de abajo. Parecía eterno.”


“En lo que mi cerebro reaccionó, la mitad del salón ya estaba vacío; yo aún permanecía –en el salón–  con un amigo, su novia, otros 4 o 5 muchachos y mi maestra. Tan rápido como entendí lo que estaba sucediendo, recordé las instrucciones que me habían dado en brigadas en la secundaria. Sabía que tenía que mantener la calma y tratar de tranquilizar a la gente con la que estaba. Les ordené que nos quedáramos en el salón hasta que se dejara de mover el edificio, por alguna razón mi maestra empezó a apoyarme hasta que un tutor salió junto con su grupo. En ese momento mi maestra dijo que nos saliéramos al pasillo, fui la primera en hacerlo; en ese momento el barandal cayó hacia claustro de aulas 1. Inmediatamente grité que teníamos que regresar al salón, así lo hicimos. No mal entramos al aula y cayó el proyector del techo, las ventanas tronaron, un hoyo se hizo en la pared. En mi cabeza solo decía ‘Hasta aquí llegué. No creo que salgamos de esta’. Grabé una nota de voz al grupo de mi familia diciéndoles que los amaba”.


“Sigo llorando, sigo sin dormir. No puedo explicar lo terrible que fue ese mes y desde que vi en mi computadora ‘septiembre 2018’ volví a llorar todos los días. Hoy decidí escribir porque en este duelo que no sé cuándo acabe o cuándo regrese la normalidad y paz mental; vi un ‘Festejo de 75 años Tec’ con frappés azules en Starbucks. ¿QUÉ VAMOS A CELEBRAR? Con qué cara y paz hacen eso, ¿podrán dormir en la noche quienes siguen sin dar la cara y dar respuestas?”


“Impresionante cómo todo cambia en un segundo. Una mañana normal. Una plática con mi mamá donde me decía que qué haría en la escuela si temblaba. Le contesté ‘El Tec no se cae’. La decisión de volarme la clase que tenía en aulas 3. La decisión de ir a la cafetería. Jamás voy a olvidar el crujir del cemento, de los vidrios, el llanto y los gritos. Tardé unos 3 meses en poder cerrar los ojos sin escuchar eso. La inocencia de pensar que todo estaba bien. ¿Cómo algo así iba a pasar ahí? En ese lugar que si algo me hacía sentir era seguridad. Los alumnos, la causa por la que amo y respeto tanto al Tecnológico de Monterrey, se organizaron más rápido de lo que se cayeron los puentes. Anotando nombres, pidiendo botellas de agua, preguntando quién sabía primeros auxilios. Fueron y son los estudiantes los que levantaron y mantienen de pie a la institución.”


“Me dueles Tec,
Me duele saber que fui parte de una institución en la que su misión y visión no son más que palabras,
Me duele saber que el sentido humano de esta institución es nulo,
Me duele saber que 5 personas perdieron la vida y lo único que hicieron fue escribir una simple carta,
Me duele saber que crean que es más importante que alumnos estén en salones encerrados que en las zonas de desastre quitando escombros,
Me duele saber que una institución tan reconocida haga caso omiso a las palabras del gobierno,
Me duele que alumnos y profesores del Tec tuvieron que hacer entrar en razón a la institución para cerrar sus puertas dos días más.
Me duele saber que esta institución no es mexicana de corazón,
Me duele decir que fui parte de una institución que le da la espalda a su propio país.”


 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.