Viernes, 16 de noviembre de 2018

Un excéntrico político

0

Mauricio Fernandez

Por Mariana Limón (LMI)

El actual alcalde del municipio más rico de México, es un personaje que se ha visto envuelto en muchos escándalos por su poco tacto al decir las cosas. Se le ha acusado de ser cómplice de narcotraficantes y, al mismo tiempo, hay quienes dicen que es un político inigualable. ¿Quién es en realidad? Más allá de las especulaciones, Mauricio Fernández es un hombre de negocios de 62 años, amante del arte y un político paradójico.

Parte de la dinastía Garza Sada

La familia de Mauricio Fernández Garza es una de las más reconocidas y de abolengo en Monterrey, ya que fueron de los primeros industriales en la zona. Su tío abuelo, Eugenio Garza Sada, fue fundador del Tecnológico de Monterrey y su abuelo, Roberto Garza Sada, de la Universidad de Monterrey. Después, sus padres  se encargaron de mantener el porte del apellido familiar. Su padre, Alberto Fernández, fue miembro fundador del PAN en Nuevo León y su madre, Margarita Garza Sada, fue benefactora del Museo Franz Mayer y del Rufino Tamayo. Sus hermanos son Alberto, expresidente de la Coparmex; Balbina, alejada de la vida pública; Alejandra, miembro del PAN en una corriente diferente a la de su hermano; y Álvaro, directivo del Grupo Alfa. Por su parte, Mauricio Fernández se casó con Norma Zambrano, de quién después se divorciaría, y tuvieron dos hijos: Martel y Milarca.

Empresario y amante del arte

 Mauricio Fernández estudió Ingeniería Industrial en la Universidad de Purdue, en Estados Unidos; después hizo un posgrado en Economía en la UANL; se graduó en Alta Administración en el IPADE y obtuvo la maestría en Administración en el Tec de Monterrey. Su fortuna está valuada en 800 millones de dólares aproximadamente, construida gracias a su alto desempeño empresarial que incluye participaciones en empresas como: Grupo Alfa, Sigma Alimentos, Alpek y Pigmentos y Óxidos, Grupo Financiero Bancomer, Grupo Conductores de Monterrey, Dispersiones Múltiples, Internacional Textil Corporation, por mencionar algunas.

Es bien conocido que tiene un desarrollado gusto por el arte, inculcado por su madre. Es coleccionista de importantes piezas que se encuentran en su residencia y ha promovido tanto artistas como expresiones artísticas a lo largo de su vida.

 Su pasión por la política

Mauricio Fernández comenzó su carrera política mucho antes de ocupar su actual puesto. En los 90’s se convirtió por primera vez en presidente municipal de San Pedro y esos tres años fueron marcados por el progreso: Abrió calles y las convirtió en calzadas, redujo los índices de pobreza y creo las condiciones para que la zona fuera sede de distintos corporativos financieros. Después buscó la candidatura del PAN a la gubernatura, pero el partido se la negó; a pesar de la derrota se postuló como senador y ocupó el cargo de 1997 a 2003. Al terminar su sexenio volvió a buscar la gubernatura de Nuevo León. Consiguió ser el candidato del blanquiazul, pero perdió la disputa frente a su amigo, el priista Natividad González Parás.

Pasaron veinte años para que volviera a ser alcalde de San Pedro, por lo que fue criticado a pesar de que él afirma que no tiene mayores aspiraciones políticas. ¿Qué lo hizo volver? Eventos dramáticos, que incitaron en él el deseo de crear justicia y reducir la inseguridad. Tras su divorcio en 2003, dos eventos familiares marcaron su vida. El primero fue la muerte de su hijo de 18 años, Martel, al desplomarse la avioneta en la que viajaba en Toluca. El segundo fue el intento de secuestro de su hija Milarca en 2008, quien logró escapar. Estos sucesos fueron determinantes para su regreso al poder.

Su supuesta relación con grupos del narco

A lo largo de su trayectoria política, Mauricio Fernández se ha visto envuelto en escándalos por su franqueza política y su ideología liberal. En 2009, tras la muerte de Héctor Saldaña, un conocido líder del crimen organizado en San Pedro, se le acusó de tener una  relación con Arturo Beltrán Leyva, el capo para el que trabajaba Saldaña. Incluso una antigua aliada del PAN, Tatiana Clouthier, validó estas acusaciones.  Algunos otros de sus escándalos incluyen su directa crítica al gobierno actual y a las medidas de seguridad que se han tomado en Nuevo León.

El Alcalde de San Pedro puede ser criticado o alabado: ha hecho grandes cosas, pero no precisamente por las vías tradicionales. ¿Es un buen, o un mal político? Probablemente esta pregunta se mantendrá a discusión incluso después de que termine su mandato…

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.