Tasas de Interés: ¿cuál es su nivel idóneo?

1

El Banco de México (Banxico) ha realizado 7 alzas en su tasa de interés desde finales del 2015 con la finalidad de evitar presiones inflacionarias, pero ¿qué tan bueno es esto para una economía?

Por Melina Puente (LEC)

Foto: Animal Político

La tasa de interés es el precio del dinero. En la teoría económica, la tasa de interés es una herramienta fundamental para controlar el alza desmedida de los precios, por lo que es usualmente utilizada por muchos Bancos Centrales para reducir las presiones inflacionarias en la economía, las cuales provocan que las personas necesiten más papel moneda para realizar sus transacciones, debido al alza de precios.

¿Qué implica una apreciación del dólar para la economía mexicana? Los efectos van desde aumento en los precios de las importaciones de insumos y tecnología proveniente del extranjero para su uso en la producción de bienes de manufactura mexicana, el encarecimiento de la deuda adquirida en dólares por individuos, empresas y gobierno, como el encarecimiento de otros bienes consumidos en el mercado interno, como la gasolina, cuyos efectos fueron palpables en el bolsillo de los consumidores en el primer trimestre del 2017, llegando la inflación interanual hasta 5.35%, superando el objetivo de Banxico que es del 3%.

Cuando la inflación supera el objetivo del Banco Central, éste utiliza sus herramientas para controlarla. Como la inflación aumenta la demanda por dinero y el Banco Central tiene que satisfacer dicha demanda, y como no puede simplemente retirar este dinero de circulación, mejor encarece el valor del dinero, presionando la inflación a la baja.

Banxico utiliza este mecanismo porque le permite controlar el nivel de inflación en la economía sin generar distorsiones severas como variaciones en las reservas internacionales.

Sin embargo, cabe a destacar que la tasa de interés no es un mecanismo infalible en todos los casos. Por ejemplo, se puede caer en la ‘trampa de liquidez’, que es cuando la tasa de interés no tiene ningún efecto sobre la producción o los precios.

Esto suele ilustrarse en economías en donde las tasas de interés son tan bajas que no estimulan el ahorro (el cual es un efecto deseado, ya que las tasas de interés bajas se aplican cuando la economía entra en recesión), pero tampoco estimulan el consumo (lo cual no es un efecto deseado, porque se busca provocar lo opuesto) porque los consumidores esperan a que ésta baje aún más.

Ejemplos de ello se pueden ver en la tasa de referencia del Banco Central Europeo, Bulgaria, Dinamarca, Suecia, Suiza y Japón, cuyas tasas son cercanas a cero, cero o incluso negativas.

También los agentes económicos pueden no responder a los estímulos de tasas de interés muy altas, y con ello también se puede caer en una trampa de liquidez. Tal es el caso de Rusia en el durante la crisis financiera del 2014, que le produjo una rápida depreciación de su moneda, a lo que el Banco Central de Rusia respondió con seis alzas a la tasa de interés sólo durante el 2014. Sin embargo, esto no tuvo repercusiones en la tenencia de rublos del público.

Volviendo al caso mexicano, hay que tomar en cuenta la teoría Keynesiana, la cual considera que un alza en la tasa de interés genera una disminución en la inversión neta (que es la inversión productiva), en el consumo, en las exportaciones netas, y en general en el Producto Interno Bruto (PIB). Por lo tanto, si bien se controla la inflación, esto es a costa de una disminución de la inversión productiva y del PIB (como se puede ver con el pronóstico de crecimiento de la economía mexicana por del Fondo Monetario Internacional, la cual es del 1.7%).

¿Hasta dónde se debería de subir o bajar la tasa de interés? No se sabe a ciencia cierta, ya que la economía es una ciencia social que debe estar al pendiente de cómo los individuos responden a los estímulos generados por cambios en las variables dependientes, como en este caso, la tasa de interés. Lo cierto es que, tanto la teoría como la evidencia empírica ha sugerido a lo largo del tiempo que la tasa de interés es una herramienta funcional para mantener la estabilidad de precios en la economía.

1 comentario

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.