Superbugs: bacterias resistentes a los antibióticos

0

Actualmente el ser humano se enfrenta a una de las crisis de salud más grandes de las últimas décadas: el surgimiento de bacterias resistentes a los antibióticos.

Por Kevin Martínez (IBT)

Fuente: memd.me

En enero de este año se reportó que una mujer en Reno, Nevada murió de una infección incurable. La bacteria que estaba causando la infección resultó ser inmune a todos los tipos de antibióticos que existen en Estados Unidos. A esta clase de bacterias que son resistentes a más de un tipo de antibióticos se les conoce como superbugs.

Este no es el primer caso de una persona que muere por un superbug. Se estima que alrededor de 700 mil personas al año mueren por infecciones causadas por estas bacterias. Sin embargo, en la mayoría de esos casos se descubre que son bacterias resistentes cuando ya es demasiado tarde y ya no hay tiempo de administrar otros antibióticos que pudieran haber sido efectivos.

No obstante, en este caso se descubrió que era un superbug con mucho tiempo de anticipación, pero aún así la bacteria resultó ser inmune a 26 diferentes tipos de antibióticos y no hubo nada que se pudiera hacer para salvar la vida de la mujer.

Es probable que en el futuro sea cada vez más común escuchar este tipo de noticias, ya que actualmente existe una crisis global de salud relacionada con los superbugs. En septiembre del año pasado, la ONU situó a las bacterias resistentes en la categoría de crisis. Esta es solo la cuarta vez que un problema de salud es categorizado de esa manera. Los primeros tres fueron el VIH, el Ébola y las enfermedades crónicas.

Esta crisis ha sido causada, irónicamente, por lo que nos debería de brindar protección: los antibióticos. Más específicamente, el abuso de ellos.

Los antibióticos son medicamentos que combaten infecciones bacterianas al matar a las bacterias que las causan o evitar que estas crezcan y se reproduzcan. Gracias a estos fármacos, la medicina ha avanzado enormemente: enfermedades que antes eran mortales ahora pueden ser tratadas con relativa facilidad.

Sin embargo, por décadas estos medicamentos han sido utilizados tan extensamente que las bacterias que deberían de matar se han adaptado para ser resistentes a ellos. Esta resistencia se ha vuelto un gran problema de salud ya que las bacterias se adaptan más rápidamente de lo que se pueden desarrollar nuevos antibióticos.

Una de las causas que ha llevado a este problema es el uso indebido e innecesario de estos fármacos. El Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos estima que entre el 30% y el 50% del uso de antibióticos en ese país es innecesario o inapropiado.

Los antibióticos solo son eficientes para las infecciones y enfermedades provocadas por bacterias, no por virus. Sin embargo, hay mucha gente que los usa para intentar tratar resfriados, gripe, bronquitis, dolores de garganta, etc. Este es un ejemplo de cómo estos medicamentos pueden ser utilizados inapropiadamente. Y mientras más se usen indebidamente los antibióticos, más se incrementa la posibilidad de que se creen superbugs.

Otro de los grandes causantes de esta crisis es el uso de antibióticos en la industria ganadera. El CDC señala que casi el 80% de los antibióticos en los Estados Unidos se utilizan en la industria ganadera. Estos fármacos se administran a los animales para combatir enfermedades y para promover el crecimiento.

Esto lleva a que las bacterias estén expuestas a bajas cantidades de antibióticos por largos periodos de tiempo, lo que ocasiona que sobrevivan y se reproduzcan aquellas que poseen características resistentes.

Si esta crisis no se maneja adecuadamente, puede llegar a ocasionar severas consecuencias. Si cada vez más antibióticos resultan ser ineficientes, las infecciones comunes pueden llegar a ser mortales de nuevo y la seguridad de procedimientos como cirugías y quimioterapias se verían afectadas, ya que dependen totalmente de estos medicamentos.

Actualmente se están buscando diferentes soluciones para este problema, como el desarrollo de nuevos antibióticos y el uso de la herramienta CRISPR-CAS9 para atacar a las bacterias resistentes. Sin embargo, este es un problema que necesita el apoyo de varios sectores para poder resolverse.

Se necesitan crear regulaciones en la industria ganadera para restringir el uso de antibióticos que se utilicen para promover el crecimiento de animales. En el sector de la salud es necesario que los doctores solo receten antibióticos cuando sean necesarios y que existan restricciones para la venta de estos fármacos. Y, por último, en la sociedad se necesita concientizar a las personas de este gran problema.

Esta puede ser una de las crisis de salud más grandes de la época contemporánea. No obstante, todavía no se ha convertido en una situación irreparable y, con ayuda de todos, aún estamos a tiempo de combatirla y detenerla antes de que se vuelva algo peor.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.