Miércoles, 19 de septiembre de 2018

Semana de Feminismos: Title IX y la búsqueda de igualdad de oportunidades en Estados Unidos

0

Durante la conferencia, se repasaron las causas que dieron lugar al “Title IX”, y los efectos que trajo consigo para el desarrollo de la equidad de género en instituciones educativas de Estados Unidos.

Por Andrés Valenzuela (LIN) | 13 de marzo del 2018

En el marco de la cuarta edición de la Semana de Feminismos en campus Monterrey, se realizó la conferencia Violencia de género en las universidades de Estados Unidos: Title IX por Elizabeth Meravi. La invitada es estudiante graduada de Bryn Mawr College en Pensilvania y ha vivido en Costa Rica, España y Estados Unidos. De igual manera, ha logrado observar de cerca la evolución de los esfuerzos por lograr la inclusión del género femenino en el ámbito académico en diversas partes del mundo.

El tema se inició con una serie de cuestionamientos para el público: ¿qué es equidad de género? ¿Existió alguna ocasión personal en la que el género fue relevante en tu ámbito académico? Fue así que las asistentes dieron sus testimonios. “En la prepa, estábamos jugando fútbol americano; los chicos esperaban que no fuera capaz de jugar con la misma intensidad que ellos”, comentaba una de ellas.

Más adelante, la conferencista presentó, como parte de su contenido de apoyo, declaraciones de mujeres mayores sobre cómo la diferencia entre géneros era percibida entre 1950 y 1970. “Yo aún tenía dudas sobre la carrera que había escogido: Arquitectura. Pensé en ir con un arquitecto para tener una idea de cómo vivía. Todo estaba bien, hasta que afirmó que no iba a ser contratada en ninguna firma de arquitectos, porque iba a distraer al resto de mis compañeros y atrasaría el trabajo de todos”, decía un testimonio.

Dichos testimonios encaminaron a la introducción del tópico: Title IX, “una medida de la ley de los Estados Unidos de América, aprobada como parte de las enmiendas educativas de 1972, que establece que ninguna persona, por su sexo, podrá ser excluida de participación o beneficio de ninguna institución educativa, ni asistencia que derive de ésta”.

La medida fue impulsada por un gran número de mujeres activistas de los derechos humanos, entre ellas Bernice Sandler, quien declaró: “Nos dimos cuenta de que las mujeres no tenían la misma protección contra la discriminación laboral y académica. Mucha gente creía que no había discriminación, porque se asumía que una mujer no iba a la universidad, sino que acababa siendo ama de casa”.

La ley trajo consigo resultados concretos en materia de inclusión en Estados Unidos. De acuerdo a Meravi, en 1972 sólo el 10% de los estudiantes de la escuela de Medicina eran mujeres; para 1974, pasó a representar el 22%; y a 2016, el 49.8%. De igual manera, el impacto pudo verse en los deportes a nivel universitario. En 1972, 295 000 mujeres participaban en alguna actividad de este tipo; para 2014, la cifra llegó 3.2 millones, y aproximadamente el 48% de becas deportivas las reciben ellas.

Con ello, también fue posible desmentir los mitos más comunes que han surgido desde la aplicación de Title IX:

  • Con Title IX, las escuelas deben aceptar ambos géneros, a excepción de algunas instituciones creadas con objetivos que mantienen por tradición, como es el caso de las 7 Escuelas Hermanas (las 7 primeras universidades de los Estados Unidos fundadas exclusivamente para mujeres).
  • En el caso de los apoyos económicos, se espera que exista el mismo número de ofertas. Sin embargo, no montos iguales de dinero.
  • La ley solo exige la misma posibilidad de admisión para hombres y mujeres, no obliga a admitir un determinado número de personas.

Finalmente, la invitada se mostró agradecida por los esfuerzos de quienes hicieron posible esta semana en el campus, y concluyó que “Title IX ha sido una muy buena herramienta en Estados Unidos, una pieza de rompecabezas, pero aún existen varios asuntos por resolver en materia de equidad de género”.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.