Lunes, 10 de diciembre de 2018

Salud para todos: anorexia nerviosa

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Por Paulina López (MC) | 28 de febrero de 2018.

Hoy en día, la gente busca alcanzar la delgadez, al considerarla como un modelo de belleza envidiable; sin embargo, ¿qué tan lejos podrías llegar por obtenerla? La anorexia nervosa es un trastorno multifactorial caracterizado por la falta de ingesta calórica necesaria para sus actividades diarias de la persona y el funcionamiento adecuado de su organismo, que afecta gravemente la salud de quien la padece, llegando incluso a la muerte.

La anorexia nerviosa es el trastorno de la conducta alimentaria y enfermedad psiquiátrica con un mayor rango de mortalidad. Esta posee un Rango de Mortalidad Estandarizado (RMS) de 10.5 –el RMS se emplea para reconocer la proporción entre la muerte ocasionada por una enfermedad y la mortalidad en una población en general–. La mortandad de este trastorno dependerá de la cantidad de tiempo que un paciente haya sufrido la enfermedad, al igual que de las actividades y comportamiento alimenticio que haya realizado en torno a esta: uso de laxantes, vómito, inaniciones prolongadas, desnutrición, etcétera.

De acuerdo con la quinta edición del Manual Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DMS-V), la anorexia nerviosa se caracteriza por la actitud del paciente a restringir o limitar su ganancia de peso, presentar una imagen distorsionada de su figura física y tener un alto grado de temor a la idea de engordar. Es importante mencionar que, a pesar de que no se cumplan todos los lineamientos establecidos por la DMS-V, una persona puede presentar un trastorno alimentario grave que requiera de atención médica.

Ahora bien, entre las conductas que podría presentar un paciente con anorexia, se incluye:

  • Disminución de la ingesta calórica
  • Eliminación de un grupo de alimento (por ejemplo, carbohidratos o grasas)
  • Semiinanición
  • Interés por los temas relacionados con la comida y la preparación de esta (aunque este no lo consume)
  • Comentarios vinculados con la idea de que el paciente está engordando o subiendo de peso (cuando esto no es real)
  • Rituales de la comida, entre los que se pueden considerar el cortar la comida en pedazos pequeños, separarla alrededor del plato, y/o retirar “excesos de grasa”, entre otros
  • Estreñimiento y baja tolerancia al frío
  • Rechazo del sentimiento de hambre
  • Mareos
  • Debilidad y cansancio
  • Ejercicio excesivo, incluso ante la falta de energía, cansancio o condiciones limitantes como clima, lesión o enfermedad
  • Y atención y enfoque especial en los temas relacionados con la comida, el peso, las calorías y las dietas.

Para más signos y síntomas de la anorexia nerviosa, se aconseja visitar la página de National Eating Disorder Association.

Asimismo, las mujeres pueden presentar un retraso o pausa de su menstruación. El cuerpo de la mujer requiere de entre un 20% a un 25% de grasa corporal para poder realizar parte de sus actividades fisiológica; el cuerpo requiere de grasa y colesterol para generar diversas hormonas, como las sexuales: estrógeno y testosterona.

Se estima que la prevalencia de la anorexia nerviosa a nivel mundial está en un rango de 0.3% a 2.2%, y que el 10% del porcentaje anterior son hombres. Además, alrededor del 20% de los afectados perecerán a causa de la enfermedad, por las distintas complicaciones médicas que esta ocasiona.

A pesar de lo que muchos puedan creer, las personas con anorexia nerviosa pueden verse sanas físicamente, aunque estén gravemente dañadas. Gente con anorexia puede encontrarse dentro del índice de masa corporal considerado normal; sin embargo, pueden estar padeciendo de desnutrición perjudicial para su salud.

Por otro lado, la anorexia puede reconocerse como restrictiva y purgativa. La primera se caracteriza por la limitación en la ingesta de alimentos o de calorías. La segunda por la presencia de atracones, seguidos por un sentimiento de culpa y, consecuentemente, la purgación de lo ingerido –estos periodos de alimentación excesiva son causados como una respuesta del cuerpo como defensa ante la inanición–.

Es importante destacar que la anorexia nerviosa, al igual que los demás trastornos de la conducta alimentaria, no son una elección por parte de la persona, sino una enfermedad mental grave, que tiene bases biológicas, e intervención de factores sociales y genéticos. Por otra parte, estas enfermedades pueden afectar a cualquier persona, sin importar su género, edad, estatus socioeconómico o raza.

Ahora bien, entre los orígenes de los trastornos, tiene relevancia especificar en los distintos factores que intervienen: los que predisponen, los que precipitan y los que perpetúan la enfermedad. A los primeros se les puede contemplar como aquellos que disponen o facilitan que se presente un trastorno, como la genética del individuo, la personalidad de este –las personas con anorexia nervosa tienden a ser perfeccionistas, atentas, introvertidas y con altas autoexpectativas–, anormalidades biológicas, aspectos sociales y/o culturales –como el incremento de uso de dietas en la sociedad y la insistente propaganda que promociona la delgadez como un modelo de belleza–.

Los segundos agentes mencionados, precipitantes, se refieren a los elementos que “disparan” o dan inicio al trastorno. Entre estos pueden identificarse: el comienzo de la etapa de la pubertad, hostigamiento, eventos traumáticos, alguna enfermedad o la pérdida de peso –por razones que no tenían la disminución de este como objetivo–.

Por último, los de perpetuación son los que establecen que la enfermedad continúe. Por ejemplo: de acuerdo con unos de los estudios citados por el doctor Plana Bouly, los trastornos obsesivos compulsivos (TOC) pueden estar relacionados con el desarrollo de la anorexia. Las personas con TOC pueden ser altamente perfeccionistas y exigentes consigo mismas, por lo que la anorexia podría haberse desarrollado tras algún evento traumático, al estas establecer la disminución de peso como una idea ante la cual requieren realizar compulsiones para disminuir cualquier tipo de ansiedad.

El tratamiento que debería de recibir la gente perjudicada por la anorexia tendría que ser multidisciplinario, puesto que se requiere de intervención nutricional para la recuperación de la masa corporal para un adecuado funcionamiento del organismo, al igual que atención psicológica para poder enfrentar los cambios que se presentarán con el proceso de cura y la aceptación del trastorno, y médica, en caso de presentarse afecciones en el cuerpo de la persona –como osteoporosis, fallas cardiacas o desnutrición–.

Es probable que el paciente deba de modificar algunas de sus actividades usuales con tal de conseguir una mejora y evitar algún daño en la salud del afectado. De igual manera, el apoyo de los seres queridos de la persona con anorexia y su deseo por mejorar serán fundamentales para que la recuperación pueda llevarse con mayor viabilidad, esperanza, fuerza y constancia.

Además, la recuperación de la persona podrá presentar variaciones, dependiendo de su disposición por mejorar, pero sin olvidar que es una enfermedad que puede verse impulsada por otra, o por distintos factores de perpetuación fuertes. La sanación y el restablecimiento de las actividades habituales del afectado podrán tomar un tiempo en conseguirse, por lo cual se aconseja paciencia y tener en mente la importancia en el bienestar y salud del afectado.

En suma, la anorexia nerviosa es una enfermedad multifactorial que puede tener graves efectos en la salud de una persona, que podrían llegar a ser mortales. El diagnóstico y tratamiento temprano de este trastorno facilitará la recuperación de la persona afectada. El procedimiento para la mejora del paciente debe ser multidisciplinaria, puesto que la anorexia afecta distintos factores de organismo humano. Asimismo, cabe resaltar que el trastorno no es una decisión de quien lo padece, sino una enfermedad, de la cual requerirá de apoyo para poder sanar.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.