Viernes, 16 de noviembre de 2018

Redescubriendo: El rol de la mujer en la ciencia

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Redescubriendo la cotidianidad mexicana

El rol de la mujer en la ciencia

Por Aleida Ortiz (IFI) | 09 de noviembre de 2018

Como estudiante de Ingeniería Física Industrial he tenido la oportunidad acercarme al mundo científico, desde explorar los descubrimientos y logros de la historia de la ciencia, hasta personalmente convivir con investigadores que comparten su visión de la ciencia. Si bien en México el desarrollo científico no está en su mejor estado (debido a la falta de nivel educativo y recortes presupuestales a programas), creo que contamos con grandes investigadores que hacen su lucha por forjar un mejor futuro.

Pero aquí es donde me gustaría invitarlos a reflexionar sobre el impacto que han tenido las mujeres en la ciencia a lo largo de la historia. No hace falta mucha investigación para ver que la mayoría de los premios Nobel pertenecen a hombres; de la misma manera, las teorías y contenidos de libros de texto son en su mayoría creados por hombres. ¿Quiere esto decir que las mujeres son intrínsecamente inferiores a los hombres en la ciencia? Mi opinión es que no, y me gustaría mostrarles algunos ejemplos que ejemplifican esta cuestión.

En primer lugar, es importante notar que a pesar de que la representación masculina es mucho mayor, las mujeres sí han tenido una presencia importante en la ciencia; quizás la más conocida de ellas es Marie Curie, ganadora de dos premios Nobel por sus avances en química y física. Pero existen muchos otros rostros que no reciben tanto reconocimiento ,como Ada Lovace (contribuyó al desarrollo de la primera computadora), Margaret Hamilton (dirigió el desarrollo del código que llevaría al Apollo 11 a la Luna), Jocelyn Bell (física que descubrió la primera radioseñal de una estrella de neutrones), etc. Éstas y muchas otras mujeres no son tan reconocidas por la historia, a pesar de que sus contribuciones han sido vitales para el desarrollo de la sociedad.

Me atrevería a decir que la cultura machista que permea gran parte de la sociedad influye en el mundo de la ciencia. No es raro ver carreras de ingeniería o ciencias con una considerable mayoría de estudiantes hombres. Se podría pensar que finalmente son las personas quienes escogen qué estudiar y es su libre decisión. Pero si tenemos encima una cultura que influye en nuestro pensamiento desde pequeños y afecta las decisiones que tomamos, ¿realmente tenemos libre albedrío? El filósofo francés Jean-Paul Sartre tiene una frase que creo engloba muy bien esta situación: “Cada hombre es lo que hace con lo que hicieron de él”.

Mi postura es que esta problemática sólo podrá resolverse por medio de una combinación de esfuerzos académicos y sociales. Se necesita tanto de apoyo a programas que impulsen el desarrollo de la mujer en las ciencias, como de cambios en el pensamiento y estructuras sociales que dejen atrás el patriarcado, con todos los problemas que éste arrastra.

Afortunadamente, en mi camino me he topado con personas que tienen fe en un futuro mejor para la ciencia y las mujeres. Uno de los profesores de mi carrera mencionó en una clase que en la Torre Eiffel están grabados los nombres de grandes científicos reconocidos, pero que entre sus nombres no se encuentra el de ninguna mujer. Sin embargo, mencionó que él tiene fe en que las mujeres de la presente generación podamos seguir avanzando hasta tumbar los muros de desigualdad, para que un día el nombre de una mujer llegue a estar ahí. El peso que cargamos sobre nuestros hombros es grande, pero también existe el respaldo de muchas pioneras y muchas personas que apoyan la causa.

Finalmente, creo que México es una tierra de muchos matices, llena de problemas, pero también de personas maravillosas con grandes esfuerzos por solucionarlos. Creo que México es lo que queremos hacer con él, y ya sea en temas de género, de ciencia, de libertad, siempre habrá retos y decepciones, pero también esperanzas. Escribir sobre todo esto me ha permitido entender mejor cómo la subjetividad de una persona puede tener impacto sobre el mundo, y definitivamente creo que lo mejor que podemos hacer todos es expresar nuestras ideas, buscar espacios de diálogo y luchas por las causas que creemos importantes.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.