PGR se disculpa públicamente por su error al encarcelar a tres mujeres otomíes

0

Por primera vez en la historia de México, el Estado pide disculpas a tres mujeres indígenas que fueron arrestadas injustamente hace casi 11 años.

De izquierda a derecha: Estela Hernández y Jacinta Francisco, hija y madre afectada; Mario Ernesto Patrón, Director del Centro Prodh; y Raúl Cervantes, Procurador General de la República. Fotografía: Animal Político

Por: Andrea Pulido Watts (LLE)

Este martes, 21 de febrero de 2017, la Procuraduría General de la República (PGR) pidió una disculpa a Jacinta Francisco, Alberta Alcantara y Teresa González, mujeres indígenas que fueron sentenciadas injustamente hace casi 11 años por el delito de secuestro.

La disculpa fue pronunciada en público por el titular de la Procuraduría, Raúl Cervantes, en el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. Dicha disculpa se dio gracias a una sentencia emitida por el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa (TFJFA).

En el discurso del Procurador se reconoce la inocencia de las atentadas y se declara que fueron privadas de su libertad injustamente. Se acepta la “actividad indebida” de la Procuraduría y la disculpa se ofrece tanto en español como en hñähñú (idioma otomí) como “medio de reparación del daño”.

Este caso, el cual es uno de los más simbólicos en el tema de violación de Derechos Humanos en México, está a seis meses de cumplir 11 años. Comenzó el 6 de marzo de 2006 a causa de un conflicto callejero entre un grupo de policías y vendedores ambulantes, en la plaza de Santiago Mexiquititlán en el estado de Querétaro.

Las tres mujeres, junto con otros comerciantes, estaban vendiendo diversos productos artesanales, cuando seis agentes federales trataron de privárselos aludiendo que dicha mercancía era ilegal. Cuando se opusieron, los policías destruyeron la mercancía que más tarde se vieron obligados a pagar.

Cuatro meses después arrestaron a Teresa, Jacinta y Alberta en sus respectivos hogares, sentenciadas a 21 años de cárcel por el supuesto secuestro de seis policías de la Agencia Federal de Investigación (AFI).

Estuvieron encarceladas por 3 años y 8 meses, hasta que la Amnistía Internacional y Centro de DDHH Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) se hicieron cargo de su caso y lograron demostrar su inocencia. Cabe recalcar que es la primera vez que el Estado mexicano acepta su error por imposición de un tribunal nacional y no internacional.

En el acto las tres mujeres otomíes y Estela Hernández, hija de Jacinta Francisco, manifestaron los tormentos que vivieron durante este tiempo, así como su inconformidad ante la discriminación que los ciudadanos indígenas sufren por parte del Estado y sus funcionarios corruptos.

“Estaré contenta cuando se acabe la injusticia. Estaré contenta cuando nos respeten como indígenas. Mientras, no estoy contenta”, enunció Jacinta. Su hija, Estela, concluyó diciendo: “En pie de lucha por nuestra patria, por la vida y por la humanidad. Hasta que la dignidad se haga costumbre.”

 

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.