Viernes, 16 de noviembre de 2018

Nuevo acuerdo comercial norteamericano (USMCA) llega con sugerencias anticorrupción

0

El USMCAN trata medidas para la corrupción en los tres países integrantes sin embargo, para México serán grandes avances. (VIDEO)

Fuente: El Eje

Por Jorge Juárez (LEC) | 16 de octubre de 2018

El nuevo acuerdo que reemplazará a el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) revisa diferentes temas como la agricultura, las reglas de origen, anticorrupción, protección a la propiedad intelectual, entre otros, a través de sus 34 puntos.

En el capítulo 27 del acuerdo, se plantean los lineamientos contra actos corruptos e ilícitos y se obliga a las tres naciones a llevar a cabo acciones en favor de la rendición de cuentas a través de castigo a estos actos.

Este acuerdo será un puente hacia la mejora anticorrupción en México. De acuerdo con la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), el apartado anticorrupción rebasa los estándares alcanzados en cualquier convenio internacional, pues incluye entre sus cláusulas la tipificación de diversos delitos como el enriquecimiento ilícito y la malversación de fondos, programas de compliance y códigos de ética para empresas, así como temas de cooperación entre autoridades de los tres países.

México no sólo está obligado a implementar a fondo su Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), sino a poner la lupa a las empresas nacionales sobre la transparencia de sus políticas anticorrupción y a promover la participación de la sociedad civil en la lucha anticorrupción.

Sin embargo, el artículo 27.5 del Capítulo Anticorrupción del USMCA recomienda adoptar o mantener medidas para que las empresas hagan públicas sus declaraciones o divulguen sus controles internos, programas de ética y cumplimiento de medidas para prevenir y detectar el soborno y la corrupción.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.