Las AFORE no están garantizando la seguridad social de los trabajadores

0

El año 2021 será clave para el sistema de pensiones, ya que se jubilará la primera generación bajo el esquema AFORE, pero en promedio solo recibirán un 30% de su último sueldo.

Fuente: El Economista

Fernando Molina Lara (LAF) | 10 de abril de 2018

Antes de 1997, el sistema de pensiones era administrado por el IMSS o el ISSSTE, dependiendo del tipo de empleador, privado o público respectivamente. Pero el Gobierno Federal detectó que debido a los cambios demográficos, este sistema de reparto sería insostenible, por lo que en 1997 se creó una reforma para la transición a un Sistema de Pensión de cuentas individuales, es decir que cada trabajador iba a destinar un porcentaje de su salario a un fondo de ahorro que sería administrado por un intermediario que colocaría los recursos captados en el mercado de valores; estos intermediarios son conocidos como Administradoras de Fondos para el Retiro (AFORES).

Para 2021, que es el año en el que se jubilará la primera generación de trabajadores que cotizan en una AFORE, los trabajadores recibirán en promedio un 28% de su último sueldo, lo cual no les permitirá disfrutar de un retiro digno y mantener su estilo de vida.

El porcentaje de aportación que exige la ley sobre los salarios es del 6.5%, el cual está por debajo del promedio que realizan otros países de la OCDE que es del 8%. Uno de los factores por los que el panorama se ve negativo es la informalidad de empleo en el país. Esto significa que muchos de los trabajadores cotizan en el IMSS con un salario menor al que realmente reciben debido a que se les pagaría un sueldo neto menor y además representan un costo mayor para las empresas. Por lo que aumentar la tasa de contribución por ley sería un error, ya que generaría un incremento en la informalidad de empleo en el país, por lo que las empresas deberían de considerar un sistema híbrido en el que se puedan hacer contribuciones voluntarias a un fondo de ahorro en el que el trabajador esté dispuesto a destinar un mayor porcentaje de su salario. Según datos de la CONSAR, actualmente solo 1 de cada 10 trabajadores cuentan con un esquema de ahorro voluntario.

Otro factor importante han sido las comisiones que se vinieron cobrando por las Afore por la gestión de estos recursos. El cobro de comisiones es uno de los ingresos más importantes que reciben las Afores. Desde julio de 1998 hasta febrero de 2008, se reportó el cobro de comisiones sobre saldo y flujo y de las 13 Afores que se encontraban operando en 1998, siete de ellas cobraron las dos comisiones, lo que significó una merma considerable en los recursos de los trabajadores. En 1998, las comisiones sobre flujo oscilaron entre 0.90% (la más baja registrada por Afore Principal) y 1.70% (la más alta registrada por Afore Profuturo GNP y Santander) sobre el mismo rubro, lo cual representó que el cobro anual de comisiones era superior al 20% anual, uno de los más altos a nivel internacional.

Contemplando estos factores, los trabajadores no reciben los rendimientos netos esperados, por lo que habría que analizar y perfeccionar este sistema, ya que no está dando los resultados esperados para garantizar la Seguridad Social de los trabajadores.

Pero los riesgos se ven mayores ya que, de acuerdo con información de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, para el 2050, 25% de la población en el país será de 60 años o más edad, lo cual pone en alerta los cambios que se deben exigir en el sistema de pensiones.

Ricardo Gallegos, director de Finanzas Públicas e Infraestructura de HR Ratings indicó que antes de hacer una reforma fiscal o cualquier otro cambio, es indispensable que se dé prioridad a la reforma en el sistema de pensiones. “La tasa de crecimiento de la población de adultos mayores en México será mayor que la que se muestra a nivel mundial y a nivel de América Latina y el Caribe. Se prevé que el número de personas de 60 años y más mostrará un incremento de 81% entre el 2015 y el 2030, y que para el 2050 triplique su tamaño”, expone Gallegos en un estudio publicado en su portal de Internet. En este año de elecciones sería importante saber qué propuestas tienen los candidatos acerca de este tema que es de sumo peso para el país.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.