Corrupción: la piedra en nuestro zapato

0

Transparencia Internacional acaba de nombrar a México como el país número uno en corrupción de Latinoamérica. ¿De qué manera nos afecta? ¿Cómo impacta en la economía?

El mapa indica el índice de sobornos en Latinoamérica 2017. (Fuente: Transparencia Internacional)

Por Arnulfo Zaldivar (LEC).

El día 9 de octubre del 2017, el movimiento global de Transparencia Internacional (TI) hizo públicos los resultados de su investigación llamada el “Barómetro Global de la Corrupción”, y en su sección de América Latina y el Caribe se revelaron datos que muestran el verdadero tamaño de esta problemática.

México se presenta como el líder de la corrupción y los movimientos “bajo el agua” en Latinoamérica.
La percepción de la corrupción ha aumentado, por lo menos el 51% de los mexicanos confiesa haber sobornado alguna vez a las autoridades. Asimismo, la mayor cantidad de sobornos provienen de los jóvenes de entre 18 y 35 años de edad. Es por ello, que la responsabilidad se reparte entre la sociedad y el gobierno.

Los sobornos son esencialmente ofrecidos a instituciones por parte de la sociedad civil, son pagados por obtener servicios que, en teoría, deberían ser obligatorios y accesibles a todo el púbico. El mexicano soborna para poder recibir educación, servicios de salud, para obtener documentos de identidad, servicios públicos en general y, por supuesto, a la policía por cual sea el motivo. Por otro lado, también es responsabilidad ciudadana debido a que, en lugar de sobornar, se deberían buscar otras maneras de reformar a las instituciones que desde su estructura están fracturadas.

En México, la corrupción representa cerca del 10% del Producto Interno Bruto (PIB), cifra que va creciendo conforme pasan los años. La corrupción es un acto que representa un gasto para la familia mexicana, y por ende, causa un efecto negativo para el desarrollo económico del país.

La corrupción es un mal que mancha nuestro panorama y nuestra reputación como país. Según el doctor Elvio Accinelli Gamba (2015), coordinador de la Maestría en Economía Matemática de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), México es un país que, desde el punto de vista económico, ha hecho las cosas bien; es decir, se ha industrializado, se ha diversificado y es manufacturero, pero estas decisiones no se ven reflejadas en crecimiento económico ya que estamos metidos en un círculo vicioso.

Este círculo vicioso implica que las instituciones no funcionan de manera correcta y están inmersas en una profunda corrupción que recorre sus entrañas. Incluso, numerosos estudios relacionan este círculo vicioso con el atropellado crecimiento económico que puede tener un país; esto debido a que la corrupción no deja aparecer el estado de derecho en una sociedad determinada.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.