La importancia de las estadísticas

0

Las estadísticas no solo representan números inertes sin función, constituyen una herramienta sumamente útil en el engranaje de las políticas públicas de un país.

Fuente: study.com

Por: Melina Puente (LEC)

A diario salen notas en la prensa sobre cómo va la economía mexicana, cómo le está yendo a las empresas, al gobierno y a las familias. Las estadísticas son esenciales para comprender qué tan bien o qué tan mal va una sociedad. Mediante ellas podemos darnos cuenta de cuántos pobres hay en México, cuánto gana la mayor parte de la gente, para cuánto le alcanza, cuánto recauda y, sobre todo, cuánto gasta el gobierno y en qué, por citar algunos ejemplos. Sin ellas andaríamos sin rumbos y obviamente no sabríamos si se están cumpliendo o no nuestras metas. Es más, sin estadísticas nuestras metas como nación solo quedarían como simples buenos deseos que al final nunca podrían cumplirse.

Sin embargo, como casi nada en este mundo es cien por ciento puro, detrás de la realización de las estadísticas yace la sombra de la duda, esa que, como todo buen escéptico, invade nuestra mente y nos hace dudar sobre la veracidad de los resultados desglosados, ya sea por la metodología utilizada, o por lo más usual, por la dependencia que los realice.

Primero que nada, es necesario definir qué son las estadísticas. Pues bien, según la Real Academia Española (RAE), la estadística es el “estudio de los datos cuantitativos de la población, de los recursos naturales e industriales, del tráfico o de cualquier otra manifestación de las sociedades humanas.” Poniéndole nombre y apellido, algunos ejemplos son el producto interno bruto, la actividad industrial, la inflación, los censos poblacionales, o también el tipo de cambio, la tasa de interés, el riesgo país, entre otros. Todo lo que permita medir la manifestación de la sociedad.

Las empresas producen por lo general encuestas de satisfacción al cliente o desean conocer la opinión de las personas con respecto a determinado tema. Las mismas personas de manera individual también podemos generar nuestras propias estadísticas para comprender fenómenos, por ejemplo, conocer la percepción de las personas de determinada zona geográfica sobre algún tema popular, aunque claro, esto lleva mucho más trabajo y el resultado puede llegar a no ser tan preciso que si lo realizara una empresa o una dependencia de gobierno. A nivel macro, cada país genera sus propias estadísticas. La gran mayoría de los países poseen sus propias oficinas de estadística, aunque claro, la calidad en los datos son mejores en unas que en otras y eso se nota muy fácilmente a la hora de querer analizar la información.

En México hay muchas dependencias gubernamentales que generan información útil para analizar diversos temas. La más popular es el INEGI, ya que concentra información de diversas temáticas -económica, política, social, geográfica, etc.- y dicha dependencia se caracteriza por estar en constante mejora en su servicio, ya sea mejorando la presentación de los datos, modificando la metodología para el cálculo de variables, entre otros. Banco de México también publica información de manera diaria sobre variables relevantes tales como el tipo de cambio, la tasa de interés interbancaria o cualquier otra relacionada con el sistema financiero o el sector externo.

Entre otras dependencias están la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que publica estadísticas sobre las finanzas públicas, la Secretaría de Economía que publica, por ejemplo, datos sobre la inversión extranjera, el Coneval estadísticas sobre la pobreza, entre otras.

México tendrá muchas fallas en muchas áreas, pero si hay algo que tuviera que aplaudir es la disponibilidad de la información estadística, la cual, aunque existan algunas áreas de mejora, sobre todo de los formatos en donde se encuentra la información compartida por algunas secretarías de Estado, lo cierto es que la estadística desarrollada en el país es muy buena, inclusive comparándola con otros países.

Muchas veces ocurre que las dependencias de otros países comparten su información pero de forma trunca, con formatos difíciles de codificar, difíciles de extraer, las plataformas no son amigables al usuario o simplemente no hay información disponible porque tal país no analiza dicha variable. Aunque claro, también es probable que dicha información esté reservada a los estadistas de tales países solamente.

Yo quiero agradecer a aquellas personas que han trabajado en conjunto con nuestras dependencias para generar más y mejores estadísticas que estén al alcance de los ciudadanos, porque no sólo se trata de tener dichas estadísticas para cumplir con una tarea, sino porque constituye un ejercicio necesario de transparencia. Gracias a estos datos académicos, ciudadanos de a pie y empresarios pueden analizar las grandes problemáticas del país y no solamente a criticar, sino a trabajar en equipo con las autoridades para mejorar y eliminar esos problemas que no dejan crecer al país, no solo en cuestión económica, sino también en lo político y en lo social.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.