Lunes, 10 de diciembre de 2018

La disparidad ideológica en la alianza MORENA-PES

0

La extraña coalición creada el año pasado muestra un desarrollo inquietante en la política mexicana contemporánea, donde los fallos ideológicos toman segundo lugar, muy detrás del voto.

Fuente: Proceso

Por Mariana Castro (LLE) | 1 de marzo del 2018

El pasado 14 de diciembre el precandidato al partido de Morena, Andrés Manuel López Obrador, junto con los presidentes partidarios del mismo, el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Encuentro Social (PES), hicieron oficial el registro de la coalición ‘Juntos Haremos Historia’ en donde los tres partidos declaran a AMLO como precandidato a la Presidencia de la República.

Esta alianza ha causado gran controversia desde su fundición dada la gran oposición ideológica entre los partidos Morena y Encuentro Social; Morena siendo un partido que siempre se ha declarado juarista y a favor de la separación Iglesia-Estado y el PES siendo uno que se ha asociado con la extrema derecha dadas las controversias en las que se ha visto involucrado.

Fue sólo el año pasado cuando la diputada Norma Edith Martínez Guzmán del PES presentó la iniciativa (que posteriormente fue aprobada) de objeción de conciencia, la cual permite al personal médico y de enfermería del sector salud de todo el país negarse a brindar cualquier servicio que vaya en contra de sus valores éticos y morales y la cual puede conllevar situaciones en las cuales se le niegue accesso médico por cuestiones de ideología identitaria o sexual.

Cuando el actual Presidente Enrique Peña Nieto envió al Congreso la iniciativa hecha “para reconocer como un derecho humano que las personas puedan contraer matrimonio sin discriminación alguna” en el 2016, el PES reiteró su postura en contra afirmando: “[…] como partido político seguiremos promoviendo al matrimonio como la institución básica en la conformación de nuestra sociedad, ya que representa […] la convicción de millones de mexicanos que ven al matrimonio como la unión de dos personas del sexo complementario”.

Sin embargo, a pesar de estas fuertes declaraciones políticas por parte del partido, Andrés Manuel aseveró en la prensa de conferencia que “[e]ntre Morena y PES no hay diferencias de fondo. No en lo político, no en lo ideológico”. También, objetó que “no es de ultra derecha el Partido Encuentro Social con el que nos aliamos”.

Posteriormente, se le hizo una entrevista al presidente del partido Encuentro Social, Hugo Eric Flores, por parte de Milenio en donde fue cuestionado acerca de las fuertes críticas que ha hecho Andrés Manuel acerca de la coalición PAN-PRD-Movimiento Ciudadano, haciendo referencia a cuando el controversial candidato aseveró: “desde el punto de vista ideológico político son extremos, son opuestos el PAN y el PRD, pero ya existe una descarada promiscuidad política. Y ahora van juntos”.

Se le preguntó a Flores si también la coalición entre los dos partidos, Morena y PES, significaba una ruptura; Flores contestó: “No es una ruptura, al contrario, es la posibilidad de levantar un cambio de gobierno”.

Por otro lado, esta controversial coalición también se ha puesto en un punto focal de comparación con la alianza ‘Movimiento Progresista’ que fue llevada a cabo las elecciones presidenciales pasadas, entre los partidos PRD, Movimiento Ciudadano y PT para favorecer la candidatura del mismo López Obrador. Ésta proponía, en las palabras de su fundador, “un proyecto alternativo de nación que busca[ba]cambiar la política neoliberal que se ha desarrollado en México desde mediados de los años 80”.

Contrastando a ambas coaliciones, es evidente por qué una fue recibida con aprobación mientras que la otra causó disgusto y rechazo por parte de los seguidores de López Obrador. La primera razón es que la previa coalición, ‘Movimiento Progresista’, no estaba fundada bajo partidos con ideologías elementalmente contradictorias. No obstante, no es sólo la cuestión de las doctrinas de los partidos lo que está siendo puesto bajo crítica, sino las intenciones con las que la coalición fue formada.

La cuestión de la formación de coaliciones para el mayor número de recolección de votos, sin importar diferencias políticas, no es un tema nuevo en el país. Sin embargo, es la primera vez en la historia de México en que las alianzas han estado conformadas por partidos tan fundamentalmente opuestos.

Si acaso las diferencias ideológicas y políticas entre partidos no cargaren peso alguno, sino que solamente su inherente deseo por el “bien de México” ¿qué es lo que los diferencia uno del otro y por qué se debería de votar por uno sobre los demás? Y aún más allá de sobre quién debería de votarse, ¿por qué importa, si todos tienen el mismo propósito?. Es inquietante, pero imprescindible hacerse la pregunta, ¿acaso es esta sólo una lucha por el poder?

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.