Kevin Johansen: ¿sur o no sur?

0

El cantautor Kevin Johansen visitó la Casa Universitaria del Libro de la UANL para tener un encuentro previo con la comunidad regiomontana un día antes de su concierto del 21 de octubre de 2017 en La Tumba, ubicado en Barrio Antiguo.

Fotografía por Galo Delgado

Por Galo Delgado (LRI)

Kevin Johansen es un cantautor con ascendencia estadounidense y argentina que se caracteriza por la mezcla de sonidos e idiomas dentro de su creación musical. Desde la creación de la banda The Nada ha lanzado seis álbumes de estudio que entre su composición tocan temas territoriales, identitarios, sociales y filosóficos.

“Casi termino sexto grado en San Francisco y llegó a Buenos Aires en esta época […] yo era un gringuito que decía ‘uno, dos, tres’, ‘huevo frito’ […] no era nada, era puro English […] tenía la sonoridad del castellano porque en mi casa se hablaba”, relata hablando de su vida, después de nacer en Alaska y vivir en Arizona, Colorado y California.

El compositor tuvo su primer ‘tropezón’ con la música en Perú. “Nuestro primer disco fue grabado y producido por nosotros […] eramos muy verdes en ese sentido”. En 1990 se muda a Nueva York en busca de un nuevo horizonte musical y para explorar el norte de América. Comenta que llegó al CBGB, un lugar donde tienen historia grupos como Blondie, The Ramones, The Runaways y Guns N’ Roses.

Kevin relata que cuando llega la prensa a preguntarle “¿qué género haces?” le cuestionan si ponerlo en cumbia, folk, rock u otra cosa. “Yo les contesto que soy un ‘desgenerado’ porque no toco para un género en específico”.

“Es chistoso que CBGB significa country, bluegrass, and blues […] el dueño del lugar siempre quiso que su bar fuera de esta onda tranquila; acústica”, menciona Johansen. Después de tocar un tiempo en Nueva York, el músico logra concretar su primer álbum de estudio: The Nada.

https://www.youtube.com/watch?v=Z93croz945s

“Guacamole es una ‘anticanción’ […] lo mejor es configurar sonoridad con sentido y la letra tiene que sonar musical, pero a la vez tiene que tener sentido”.

“En este primer disco se siente un sonido muy del norte”, aseveró Homero Ontiveros, productor del grupo Inspector y columnista en el periódico ABC, quien fue invitado a moderar el diálogo con el Kevin. “Cuando uno toca en Nueva York, se escucha Nueva York […] debería de grabar en muchos lados”, contestó el cantante.  

La ‘mujer como influencia musical

Johansen menciona la suerte que tuvo de contar con alguien en su familia que tuviera un gusto peculiar por la música y el arte. “Éramos cortos en bolsillo, pero largos en cultura […] es decir, ricos en la cultura que nos dío mi mamá”.

“Ella tocaba un poco la guitarra […] creo que quería ser una mezcla entre Joan Baez y Violeta Parra”, dijo mientras la escribía.

Por otro lado, otra de las grandes influencias por parte de su ascendencia materna vino con la cuestión social y académica. “Mi madre ya estaba a punto de pasar a esa generación que estaba muy contra a su crianza […] de la escuela de monjas se convirtió en atea, en feminista, en socialista, anti-imperialista; todas las aristas de los 1960”.

Al ser cuestionado sobre su interacción con el mundo de lo social, el cual es un vértice de su carrera como compositor presenta al humor como encuentro clave para profundizar en estas cuestiones. “Desde el humor machacan mucho sobre las miserias humanas, sobre las pequeñeces”.

https://www.youtube.com/watch?v=3tOy3nPhNuA

“Cuando vuelvo a Argentina fuí a un lugar que era como una bailanta de cumbia […] y veía que había una cruza de muchachas clase media bailando con muchachos humildes. De ahí salió una observación que se convertiría en La Cumbiera Intelectual, a canto de un chico de los bajos fondos bailando con una muchacha de clase media de Filosofía y Letras”.

Y a propósito de su observación, menciona que su madre era también una suerte de ‘cumbiera intelectual’. “Era un poco edípico lo mio […] ella mezclaba lo popular con lo académico, no era snob […] lo común en Buenos Aires”.

Hablando sobre la mujer, también aprovechó para abordar el tema del papel de lo femenino en la música y describió cómo es que de forma muy contemporánea de un gran conglomerado de países de América Latina llegan a México una cantidad de músicas buscando oportunidad de materializar una carrera.

“A pesar de que México tiene esa fama, como Argentina, de ser países muy machistas, lo admirable es que salió en los últimos 10 años una gran cantidad de mujeres artistas […] México le ha dado una puerta abierta a compositoras, habla muy bien de la cultura de aquí”.  

¿Qué distingue a Kevin Johansen?

“Mi canción favorita es Amor finito […] creo que la mezcla de ritmos es importante, él es un músico que no divida, al contrario junta cosas”, opina Caleb Gómez, asistente al encuentro.

https://www.youtube.com/watch?v=U3w-7vSuXPk

“Lo escucho desde hace seis años […] lo que me encanta de Kevin Johansen es que maneja una propuesta muy personal. La fusión de salsa y pop es impresionante”, describe Patricia Carrington, una de las oyentes en el evento después de mencionar que no podría elegir una canción para enmarcar un favoritismo hacia las letras del artista.

“Tenemos un público muy ‘desgenerado’. Les gusta el jazz, el rock y la bossanova […] son un reflejo de nosotros”, concluye el músico.

Por su parte, Nueva Prensa le preguntó al cantautor: “Con las primeras impresiones de la ciudad, ¿qué clase de música crees que saldría de aquí?”.

“El sonido de aquí es la conección de ser mexicano, pero tener una cosa gringa. Una cosa de frontera, de doble cultura. Eso también es una suerte de riqueza”, al contestar la pregunta invitó al público a recordar las bandas o artistas populares nacidas en Monterrey, a lo cual salieron a relucir nombres como BRONCOS, Ely Guerra, Inspector, Kinky, Celso Piña, El Gran Silencio y Plastilina Mosh.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.