Entrevista con Josh T. Pearson: la voz en el verbo

0

En el bar White Horse de Austin, Texas, el cantante Josh T. Pearson habló de la importancia de la letra en la música y el estado de la música contemporánea.

Foto tomada por el autor

Por Jose M. Moreno Rahn (IMI)

Josh T. Pearson es un músico proveniente de Texas que ha llevado su música a través del mundo bajo una gran enseñanza: la importancia de ser verdadero con uno mismo y plasmar todo nuestro ser en nuestro arte. Él perteneció a una de las bandas de culto más emblemáticas de Estados Unidos, llamada Lift to Experience. Después de sacar un EP y un disco doble, la banda se desintegró y Pearson comenzó un largo viaje en el que se llegaría a encontrar a sí mismo en los lugares que, tal vez, menos se esperaba.

Pearson llegó a White Horse con un sombrero, una sonrisa y sin su icónica barba, pero con sus característicos ojos de soñador.

¿Qué es Texas para ti? ¿Qué piensa la gente en Europa cuando piensa en Texas?

Piensan en vaqueros, que usamos sombreros y botas. Es muy diferente la parte rural y la parte citadina de Texas. No he estado en todos los estados de la nación, pero esta es mi casa. Yo crecí en el norte de Texas, que es muy diferente a Austin (la capital), desde la gente hasta los alrededores. Acá no es como donde crecí, allá todo era horizonte, plano como una mesa. Yo crecí en Keller, Texas. 5 000 personas, y ahora son probablemente sean 60 000. Tomé a mi ventaja mucho crecer por allá, las personas escuchaban mi música, volteaban sus orejas para escuchar lo que uno tenía que decir.

Siempre he tenido un interés muy grande por las canciones que no solo tienen un inicio y un final, sino que contienen todo un viaje, una historia. Algo que caracteriza mucho a tus canciones es la duración y las historias que cuentan. ¿Cómo es tu proceso creativo para escribir las canciones?

Me tardo mucho escribiendo canciones, especialmente las de mi primer disco Last of the Country Gentlemen. La regla número uno es someterse a la canción, a todo lo que pida; que dure lo que tenga que durar. Cuando era niño las canciones se limitaban a sencillos, tres a cinco minutos por canción, y ahora creo que ya no existe ese limitante, que uno puede someterse a una canción y hacer que dure lo que tenga que durar.

Foto tomada por el autor

He seguido esa regla siempre, sin ser intencional. Someterse a una canción que te guía, no forzar su estructura de verso, coro, verso, sino dejarla ser lo que puede ser. La canción Honeymoon’s Great (I Wish You Where Her) probablemente es la canción que más tuve que pensar, o una de las que más naturalmente me vino, pero tuve que sumergirme en ella por mucho tiempo. Fueron tal vez dos meses los que me tardé, aunque es una canción larga (13 minutos) tuve que contemplarla mucho y sentir lo que escribía realmente, ya que cuenta una historia verdadera; quedé exhausto después de escribirla.

Estas no son canciones que alguien pudiera hacerle un cover, no sé cómo alguien pudiera, son hechas a la medida, después de dos meses se volvió algo que sentía; no solo era una canción, sino que era algo que podía existir por sí sola, que contaba algo por sí sola. Sentía que había llegado a un punto específico en mi vida en el que me sentí orgulloso de poder expresar lo que estaba en mí.

¿Qué piensas sobre esta tendencia en la música actual, en la que a veces la letra ya no es de gran importancia para los que la escuchan? ¿Te molesta esto?

Sí, pero no hay nada que podamos hacer al respecto, creo. Si escuchas los primeros cinco discos de Bob Dylan, todo es poesía, cada sílaba, cada consonante es tan esencial como la siguiente, como la que venía antes de ella. Crecí escuchando a The Smiths, si me puedes creer eso, que era lo más inusual que pudieras escuchar creciendo en Texas. La voz de Morrisey sonaba como poesía pura, no había nada así por donde crecí.

Crecí leyendo mucho la biblia, el lenguaje era tan rico y evocativo. Para mí, la música tenía que ser más o menos así, que además de sus vibraciones tuviera una letra poéticamente rica, llena de vida y emociones. Hubo un momento en mi vida que llegue a apreciar tanto las letras en las canciones que solía verlas como si fueran poemas, aun cuando no escuchaba la música, solo el hecho de leerlas causaba algo maravilloso en mí.

Creo que ahora es así para mí. A veces, la música está al compás de lo que dice la letra y en contra y sobre ese mar de colisiones, ahí está la voz de todo aquello que sale del ser de alguien. A veces una historia, una anécdota, a veces vida cotidiana y hasta historias de ficción, todo dice algo que vale la pena escuchar si realmente estamos dispuestos a entregarnos a esa canción.

¿Qué has estado haciendo últimamente, que canciones has estado tocando?

He estado tocando por mi cuenta, aunque no he estado tocando tan seguido. Quiero sacar un disco de canciones góspel el próximo año. Un cancionero americano, que creo que se ha perdido cada vez más.  Creo que para mí es muy importante este tipo de música; contienen melodías brillantes y hermosas, letras increíbles.

Uno de mis himnos favoritos es The Garden. Todas estas canciones me enseñaron que las letras puedan contar cosas bellas, cosas tristes, pero que siempre es algo hermoso decir lo que tengamos que decir, siempre y cuando seamos verdaderos con nosotros mismos. Como humanos tenemos esta tendencia a relacionarnos con lo que escuchamos, lo que vemos, lo que sentimos, y si la gente puede oír algo que cuente alguna experiencia que tal vez ellos han vivido, entonces empiezan a sentir afecto hacia ello y le dan importancia a aquello que se les presenta.

¿Quién es tu músico favorito o escritor de letras?

Foto tomada por el autor

Bob Dylan, por supuesto, sus primeros cinco discos son una travesía musical; letras impresionantes que te deja estupefacto, anonadado, con tanta belleza y singularidad.

¿Algún artista contemporáneo que te guste?

Father John Misty. Su último disco está tan lleno cosas interesantes. Estaba escuchándolo y recuerdo que lo pausé y me puse a leer nada más sus letras. Eso prueba que las letras pueden narrar historias poderosas.

¿Algún deseo que tengas para el futuro?

Espero en cinco años poder haber sacado varias cosas en las que he estado trabajando, sacar algunos discos. Creo que estoy mucho mejor de cómo me encontraba cuando hice Las of The Country Gentleman, me siento más preparado para cualquier cosa que pueda venir. Para mí, la música es algo tan sagrado que decidí por varios años quedarme muchas de las canciones que escribía. No quiero que se vuelva un trabajo escribir canciones, quiero dejar que salgan, que sean lo que pueden ser. Uno tiene que someterse para escribir una historia, y creo que ya tuve el tiempo para hacer eso, el tiempo que necesitaba. Que vengan las canciones, acá estoy esperándolas.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.