Entrevista a Rubén Beltrán Guerrero, embajador de México en Chile

0

El embajador de México en Chile habló de la relación actual que existe entre los dos países, del futuro de la Alianza del Pacífico y de las oportunidades que existen para los estudiantes mexicanos en Chile.

Foto tomada por el autor

Por Abner Reyna Salas (LRI) | 28 de diciembre de 2017

Es el mes de diciembre y un día bastante caluroso, algo inusual para los mexicanos que viven en Chile, pero lo más común para los nativos de estas tierras ya que es su época de verano. El Embajador Rubén Beltrán Guerrero nos recibe en la sala de espera de la Embajada de México, ubicada en Félix de Amesti 128, en Las Condes, Santiago de Chile. Subimos a su oficina en el quinto piso y, tras una breve plática, comenzamos con la entrevista.

¿Dada su amplia trayectoria, cómo ha sido su experiencia aquí en Chile?

Ha sido muy enriquecedora por muchos motivos; Chile es un socio estratégico para México, independientemente de lo que algunos podrían limitar a intercambio económico y las inversiones,  es un socio estratégico en la visión que tenemos de los temas de la agenda de México en la región, en otros lados del mundo y la agenda multilateral.

Por otro lado, la afinidad, por la historia vieja detrás de las relaciones que siempre han sido excelentes, por esa tradición también de la presencia mexicana en Chile que es muy importante, la experiencia en estos 19 meses ha sido fantástica, hemos tenido mucha suerte y creo yo que está la mesa puesta para que los próximos años esta relación pueda crecer y fortalecerse más.

Desde su perspectiva, ¿existen similitudes más allá de la lengua entre la cultura de nuestros países?

Por ahí alguien diría que en términos de la lengua no son tantas, dirían de broma que una cosa es el español y otra cosa es el chileno, porque acá, como te ha tocado vivirlo, hay expresiones y las velocidades en el habla de los chilenos hacen que de repente nos cueste trabajo entenderlo.

Bromas aparte, yo creo que no podría decir además de la lengua, porque en la lengua hay una conexión muy fuerte y no me refiero solamente al español que hablamos, me refiero a la literatura. Creo que hay una conexión muy fuerte entre poetas, novelistas, ensayistas, historiadores, que desde hace muchos años han cruzado cartas, experiencias y han hecho que la lengua sea uno de los puentes fundamentales entre ambos países, primero.

Segundo, es impresionante ver cómo la cultura mexicana penetró en Chile de manera muy importante desde los años 30 y cómo lo que sería la cultura pop mexicana también ha logrado penetrar a través de series de televisión, de telenovelas, El Chavo del 8 y cómo los mexicanos son leídos o son admirados en términos de los pintores, de nuestros músicos.

Entonces yo te diría que eso hace que seamos muy rápidos para encontrar similitudes, para encontrar convergencias, en encontrar puntos de contacto. Pablo Neruda es tan admirado en México como Octavio Paz acá o Carlos Fuentes, entre otros, entonces es realmente muy profunda la conexión.

En México, la reforma educativa de José Vasconcelos tiene en Gabriela Mistral una gran fuente de apoyo y de dinamismo y yo creo que eso hace que tengamos muchísimas similitudes, tal vez no tanto en la cocina, donde no se come tanto picante, pero fuera de ahí la verdad encuentro muchas similitudes en la manera de ser, pero sobre todo en la facilidad de conectarnos chilenos y mexicanos.

¿Cómo considera que son actualmente las relaciones bilaterales México-Chile?

Yo creo que pasan por un momento excelente, son relaciones que en todos los terrenos van avanzando de una manera muy importante. Las inversiones mexicanas han crecido, las inversiones chilenas hacia México están despertando, el comercio si bien no es muy grande es muy dinámico, hay empresas líderes mexicanas acá muy importantes; pero en los temas de la agenda internacional que va desde lo regional, en Naciones Unidas, en los temas de migración, hay una convergencia que ya mencionaba, y eso hace que el diálogo sea muy fácil, que los acuerdos sean muy rápidos.

Los retos, yo creo que serían hacer crecer la manifestación material de esa buena relación en todos sentidos, no solo en inversiones y comercio, no solo en términos de una mayor conectividad, no solo en términos de viaje o turismo, no solo en términos de intercambios estudiantiles, no solo en términos de intercambio de profesionistas, sino en términos  de lograr un avance en la dimensión regional, es decir, las relaciones entre Santiago y Ciudad de México francamente son estupendas, la cooperación institucional es muy amplia, pero la dimensión regional yo diría que es el siguiente reto. Me gustaría ver manifestaciones concretas del estado de Querétaro, de Nuevo León o Jalisco se materialicen acá en Chile, yo quisiera ver alguna manifestación concreta de Valparaíso en alguno de los puertos hermanos del pacífico mexicano, como Manzanillo, Acapulco, Vallarta, para que los pueblos tengan una mayor interacción.

Imagina que los vitivinicultores de Conchagua o de Casablanca establezcan relaciones con nuestra gente en Ensenada, Coahuila o Querétaro para intercambiar experiencias en el terreno del vino. O qué importante sería que México, que tiene la enorme mayoría del mercado del aguacate, si nos juntáramos con Chile seríamos los absolutamente dominantes en el mercado; yo creo que los contactos en la agroindustria, en la industria pesquera también serían de mucho beneficio, pero para eso hay que destrabar la dimensión regional.

Para Chile también sería importante destrabar los contactos en la industria del turismo porque, si en algo México ha sido muy exitoso en los últimos años, es precisamente en el turismo y me parece que esta es un área que está destinada a convertirse en el nuevo cobre de Chile. Lo hermoso de Chile va a demandar una inversión muy grande en infraestructura turística y de capacitación de la gente y es una de las áreas en las que podemos los mexicanos aportar mucho.

¿Cuáles son los proyectos de inversión más importantes de México en este país?

Te hablo de Claro, la presencia del grupo telefónico Telcel se me hace muy importante, FEMSA la gran embotelladora aquí está muy diversificada en dos sectores, lo que es las Farmacias Cruz Verde y los OXXO, tenemos, por otro lado, Cinépolis con una presencia importante con los Cines Hoyts y después mencionar al Grupo Bimbo que aquí se llama Ideal y ha sido muy exitoso, diría que estas son las más importantes.

Aunque, por otro lado, la gran cantidad de autos Nissan en las calles son hechos en México, entonces también la industria automotriz, debido a la gran producción que tiene nuestro país vemos aquí mucha mano de obra mexicana circulando por las calles de Chile.

En cuanto a Alianza del Pacífico, ¿se busca una integración más amplia?

Sin duda, y eso va a suceder en la medida que incrementemos las cadenas de valor, es decir, que haya producción compartida y se establezcan empresas que puedan reunir partes de ambos países con mano de obra de ambos países para el mercado de exportación. Esa es una cuestión que tenemos que hacer para atacar conjuntamente al mercado del Pacífico, principalmente el mercado asiático, donde por cierto en las escalas de la economía chilena, Chile tiene una magnífica relación comercial con China; por otro lado, México y Chile han impulsando en Alianza del Pacífico (AP) esta categoría de Estados asociados, donde están Singapur, Nueva Zelanda, Australia y Canadá. Estos cuatro países serán con quienes se adquieran y se negocien rápidamente estos acuerdos comerciales entre AP y ellos, que va a permitir una expansión más rápida con estos países en nuestro comercio exterior.

Hay que recordar que en AP los cuatro países representan en total el 50% de las exportaciones de América Latina, sin embargo, también hay otra deuda que es que el comercio intrarregional, es decir, entre los cuatro países es apenas el 6%, la vocación de AP es más exportar que comerciar entre sí, entonces tenemos sí que seguir exportando, sí producir conjuntamente con mayor valor agregado, pero tenemos que elevar el comercio entre nosotros, ya el 92% de las barreras arancelarias están destrabadas, solo hay que destrabar requisitos y reglamentaciones para lograr el 100% en los años que viene.

¿Usted considera que es posible una convergencia de Brasil a la Alianza del Pacífico?

Se ha hablado realmente de una convergencia de Mercosur y AP, no solo Brasil. De hecho, el primero que en la cumbre del año pasado levantó el tema fue Argentina, el presidente Macri, tratando de lograr un acercamiento acelerado a AP. Hay dos cosas, yo creo que con los Estados asociados la AP demuestra que no es un círculo cerrado, sino que tiene la capacidad y la flexibilidad de acercarse a otras economías, hay grupos ya de trabajo avanzando en este tema, no sé cuándo se pueda concretar, la hoja de ruta todavía no está tan cierta para hablar de plazos, pero yo creo que las dos economías de Argentina y Brasil son tremendamente importantes, ojalá se puedan encontrar conexiones más certeras de las que tenemos. Además, debo decir que el primer país de Mercosur que manifestó interés de ser observador fue Uruguay hace 5 o 6 años, en 2011 o 2012.

La AP es tan prometedora y estamos logrando algo tan importante que es asombrosa la cantidad de países observadores, más de 50 ya, por el interés tremendo que ha suscitado el éxito en costos. No hay una institución, un edificio o un cuerpo de burócratas, sino que son las presidencias pro témpore las que se van encargando de administrar, claro, implica un gran esfuerzo, pero por el momento hemos demostrado que hay una gran agilidad. La AP se constituye en Lima en abril de 2011, es sin precedentes que una integración profunda alcance un interés tan importante.

¿Qué puede aprenderle México a Chile?

Yo creo que la reciente jornada electoral (17 de diciembre), ha demostrado una cosa que a mí me gustaría ver en México, esa civilidad dentro de la contienda electoral. Sin duda, los momentos de la campaña son de contienda, de contraste de ideas, de posiciones y debe ser así porque el electorado mientras más claro tenga la distinción de las posiciones le resulta más fácil tomar decisiones tan trascendentes como puede ser la elección presidencial.

Yo me quedé dentro de todo con una imagen muy poderosa de un candidato derrotado. Es interesante, las urnas se cerraron a las 6 p.m. y, antes de las 8 p.m. el candidato derrotado estaba llamando al vencedor para reconocer su derrota y no sólo eso, tiempo más adelante ya estaban juntos haciendo una declaración, a las 7:40 p.m. de la noche, 1 hora 40 minutos después de haber cerrado las urnas, una velocidad maravillosa, en término de los resultados oficiales, el candidato perdedor reconocía su derrota. A las 8:12 p.m. la presidenta Bachellet estaba llamando al candidato vencedor y a las 8:54 p.m., juntos vencedor y vencido se dirigían a los medios, menos de tres horas después de que se cerraran las urnas.

Independientemente de la velocidad, me quedo con la imagen republicana de respeto a las instituciones, de saludar al vencedor de una manera muy digna, muy responsable, el vencedor de aceptar de igual manera esa llamada, de la Jefa de Estado al felicitarlo y decirle: “desayunamos mañana para iniciar la transición”, públicamente, porque evidentemente son mensajes dedicados al público, el pueblo chileno queda confortado porque los liderazgos asuman con tremenda madurez republicana esa madurez y es un mensaje muy poderoso para Chile, para la región y el mundo, eso es algo que me parece que no solo México si no que el mundo debe estar atento, es el tipo de ejemplos que todos deben de seguir no solo nuestro país.

¿Cuáles son las oportunidades que ofrece México para los estudiantes que quieran venir a Chile en términos de intercambio o posgrados?

Es muy interesante, porque hay muchas universidades mexicanas con acuerdos con universidades chilenas, como el caso del Tecnológico de Monterrey, que lo felicito por haber logrado esta red de contactos directos con casas de estudio, esa es una. En segundo es que Chile tiene un programa de becas para mexicanos y México tiene un programa de becas para chilenos, pero además nuestro país tiene un programa de becas, becas Conacyt, becas al exterior que gestiona nuestro propio país y tenemos el paquete de becas de la Alianza del Pacífico también.

Entonces yo creo que hay una red de oportunidades muy vasta y tal vez lo que tendríamos que hacer es evidenciar de manera más clara este conjunto de oportunidades que hay, yo creo que para el estudiante mexicano es muy importante pero hay que recordar que además hay universidades chilenas que están rankeadas en los primerísimos lugares de América Latina. Entonces es una gran oportunidad venir a estudiar por acá y entrar en contacto con el mercado de trabajo chileno que es muy interesante, atractivo, porque es una economía moderna y hay empresas fantásticas aquí en Chile donde se puede trabajar, y vivir en este país es muy agradable.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.