Martes, 18 de junio de 2019

El valor del arte auto-destructivo

0

La última hazaña del misterioso artista Banksy continúa siendo una de las principales noticias del mundo del arte.

Fuente: TwistedSifter

Por Camila Espinosa de los Monteros (IMI) | 12 de octubre del 2018

Si se ha estado poniendo atención a los eventos y temas controversiales o ‘virales’ dentro del mundo del arte en esta última semana, es inevitable toparse con la última aparición de Banksy. Hace precisamente una semana, una de las obras más famosas de este street artist y/o activista político, “Girl With Balloon” (“Niña con globo”), fue subastada en el museo Sotheby’s en Londres por poco más de un millón de libras. Para cualquier otro artista esto sería suficiente; pero, claro, este no es el caso de Banksy. A unos minutos de declararse la venta de la pintura, ésta comenzó a descender dentro de su marco, el cual tenía el mecanismo de una trituradora escondido en su extremo inferior. En pocos instantes, la mitad de la pintura se encontraba colgando en pedazos por debajo del marco, y nadie dentro de la subasta o el museo se lo esperaba.

Ese mismo día, el museo Sotheby’s emitió una declaración de que aún no estaba claro qué procedería con la venta de la pintura; sin embargo el día de ayer la compradora de “Girl With Balloon”, una coleccionista europea de arte, confirmó que mantendría su oferta a cambio de la nueva obra. Ésta incluso ha recibido un nuevo nombre: “Love Is In The Bin” (“El amor está en la basura”), y según críticos de arte, posiblemente ha duplicado su valor.

El propio Banksy no se mantuvo en silencio al respecto de su última sorpresa. El mismo día que su obra se auto-destruyó, el artista publicó una fotografía del momento en su cuenta de Instagram. Al día siguiente, también publicó un video en el que explicaba cómo había colocado el mecanismo de la trituradora dentro del marco, en caso de que la obra fuera subastada algún día. El subtítulo que acompaña a este video es una frase de Pablo Picasso: “todo acto de creación es en primer lugar un acto de destrucción”.

Sin duda, Banksy ha conseguido colocarse nuevamente en la primera plana del mundo del arte; sin embargo también ha causado cierta polémica en cuanto al significado de sus acciones. Si el mensaje de la destrucción de su obra es una crítica hacia el capitalismo y la importancia del dinero en el arte, ¿no resulta irónico que por estar destruida, ahora su obra haya ganado aún más valor? Quizás Banksy no pensó en esta ironía, y como escribe Jonathan Jones, lo único que quería decir es que “el arte está siendo sofocado por el dinero”. Quién sabe, tal vez el mensaje no era una crítica en primer lugar, sino una especie de experimento acerca de cómo funciona la valoración artística que puede otorgar la sociedad a una obra de arte completa o incompleta. O tal vez sólo pretendía ser, como declaró el museo Sotheby’s, “la primera obra de arte de la historia en ser creada en vivo durante una subasta”.

El misterio que Banksy ha creado alrededor de su propia identidad, obras e instalaciones artísticas no facilitan mucho la decodificación de “Love Is In The Bin”. Es un artista que ha llegado a distinguirse principalmente por sus obras con tintes políticos, como sus múltiples graffitis en contra de la guerra. Sin embargo, por el mismo hecho de ser un artista reconocido a nivel global, un comentario suyo sobre cualquier tema será escuchado y debatido, y a fin de cuentas esta puede ser parte de su misma meta.

Aún si piensas que “Love Is In The Bin” es un simple ardid publicitario, o si trata de una crítica profunda hacia el arte y la sociedad moderna, no se puede negar que ha servido como tema de conversación y discusión. Quizás algunos coleccionistas lleguen a darle un valor distinto a las obras que compran. Quizás más artistas comenzarán a emplear técnicas de arte auto-destructivo en imitación u homenaje a Banksy. Lo que continúa siendo verdad es que cada vez que este misterioso artista aparece, hay que poner atención a lo que dice.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.