El Sa sa sa y Chuletita

0

Por Rafael Timoteo Corro Pérez

México cae 2-1 ante el seleccionado ecuatoriano

Foto tomada de mediotiempo.com

Otra vez nos ganaron. Ni el estadio Omnilife, ni la camisa bicentenario ni el ángel de Germán Dehesa, uno grande que se fue por cierto, nos pudieron ayudar.

En el partido México se vio mal, los jugadores se veían incómodos, sin mucha claridad, no sabían qué hacer con la pelota, faltaban que pasaran la media cancha para que un ecuatoriano con mucho oficio llegara para marcar al atacante nacional. En la defensa hubo muchos problemas de marcación, la selección de Ecuador encontraba espacios con facilidad, los defensores mexicanos se vieron lentos y con recorridos que les daban apenas para desviar las pelotas con la punta del pie.

De las cosas a destacar del seleccionado mexicano está Salcido, el defensa central del Fulham peleó por la esférica, tocó con inteligencia y hasta intentó de larga distancia con maravillosa técnica de derecha, en una ocasión el balón estuvo tan cerca de meterse que solamente un rezo del guardameta contrario evitó que marcara el tapatío.

Y como hablar del partido sin mencionar al delantero del momento. El Chuletita Orozco salió a luchar por su lugar en la selección, y se lo ganó. Con un hambre de éxito que le falta a Vela o Esqueda el Chuleta buscó el balón, bien posicionado generó varias oportunidades de gol y atrajo hacia sí los reflectores en una lamentable actuación del seleccionado nacional.

Esta derrota debe generar una introspección en el técnico Efraín Flores y hacer los ajustes necesarios, en la cancha y en el vestidor, para que el martes que viene la selección mexicana pueda dar un buen espectáculo en el Volcán de los Tigres de la Autónoma a una afición con la que siguen en deuda después de haberse quedado en el eterno cuarto partido de Sudáfrica.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.