Martes, 18 de junio de 2019

El peso no es inmune pero sí más fuerte

0

A pesar de que el pasado jueves el peso marcó su peor sesión desde mayo del 2010, las autoridades sostienen que no habrá intervención en el mercado cambiario.

Por Diana Ortega Torres

El peso mexicano no ha podido mantenerse inmune a los golpes que han sufrido diversos mercados globales. Tal como ha sucedido con otras divisas, el peso se ha visto afectado por las expectativas económicas negativas de los últimos meses, cuando se dispararon los temores de una posible crisis en Europa y una recesión en Estados Unidos.

En la jornada del viernes 23 por la tarde, hacia la apertura de los mercados asiáticos, la paridad cotizaba ya en alrededor de 14.13 pesos por dólar, y en algunas operaciones al menudeo el dólar llegó a venderse hasta en 14.10 pesos. El tipo de cambio no se ubicaba a más de 14 desde abril del 2009, cuando llegó incluso a rozar los 15 pesos por unidad.

A pesar panorama aparentemente preocupante, diversos analistas sostienen que las raíces del peso son más fuertes que hace algunos años.

Uno de los optimistas es Gerardo Rodríguez, subsecretario de La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, quien descartó la preocupación por el comportamiento de los mercados locales dado que sigue habiendo mucha liquidez, augurando que la economía mexicana sostendrá su ritmo de crecimiento.

Miguel Gaytán, analista de mercado de dinero de Bursamétrica, cree que las autoridades financieras mexicanas no consideran intervenir en el mercado cambiario, ya que la reciente depreciación del peso se ha dado de forma ordenada.

Sin embargo, las consecuencias de dichos cambios son latentes. La depreciación del peso mexicano ante el dólar en ya generó presiones inflacionarias en el mercado agroalimentario, tal como menciona el director de la Cámara de la Industria Alimenticia de Jalisco (CIAJ), Ernesto Gutiérrez Albarrán, quien habló de que varios sectores de su gremio experimentan actualmente presiones por el disparo de los insumos importados.

A pesar de todo, la perspectiva se mantiene en su mayoría optimista. Jaime Ascencio, analista económico y de mercados de Activer Casa de Bolsa, sostiene que en el transcurso de la última semana de septiembre de tomarán decisiones importantes gracias a la reunión del G-20,  donde se espera que se traten los temas de la crisis europea y el acuerdo de rescate de Grecia.

En general se subraya entonces la fortaleza del peso a comparación de sus bases de años anteriores, aunque todavía no se puede cantar victoria sobre la posibilidad de navegar la crisis sin tocar nunca aguas turbulentas.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.