Martes, 18 de septiembre de 2018

El peso mexicano en medio de tensiones endógenas y exógenas

0

La divisa con mayor liquidez ha resistido tensiones externas y ha evitado depreciarse en la misma medida que sus contrapartes de economías emergentes.

Fuente: Contramuro

Por Sandra Luz Medellín C. (LEC) | 13 de abril de 2018

Contrario a lo que podría esperarse en medio de las campañas electorales y las tensiones entre Estados Unidos y el resto del mundo, el peso mexicano se ha mantenido en niveles por debajo de los 18.50 pesos por dólar (promedio móvil de 200 días), alcanzando un mínimo de 18.05 pesos por dólar, de acuerdo con reportes de Banco Base. En lo que va del año, la divisa ha acumulado una apreciación un 7.49%.

La resistencia de la moneda mexicana se ha favorecido por las expectativas de llegar a un acuerdo favorable respecto al TLCAN, pues se esperan noticias de las mesas de trabajo de esta semana, en las cuales se discuten primordialmente las reglas de origen del sector automotriz. Respecto a este tema, Estados Unidos ha desistido de su demanda de 85% de contenido de la región y 50% de EU. El optimismo respecto al tratado ha impactado también la bolsa de valores: el índice S&P/BMV IPC registra una ganancia del 0.42%, alcanzando un nivel de 48 532.14 puntos.

Los riesgos principales a los que se enfrenta el medio de cambio tienen origen tanto endógeno como exógeno. Las tensiones comerciales entre las principales economías, Estados Unidos y China, que representan 40% del PIB global, dan señales de una posible guerra comercial. Pese a las agresivas propuestas arancelarias de Trump a las importaciones de productos chinos de alta demanda, Xi Jinping mostró un tono conciliatorio en su discurso frente a inversionistas en el Foro de Boao para Asia, donde anunció que se reducirán los límites a la inversión manufacturera, aumentarán sus importaciones y mejorarán las leyes de propiedad intelectual. Por su interconexión en los mercados, de llegar a ceder a propuestas agresivas e implementar medidas proteccionistas, esto resultaría perjudicial para ambos países, así como para el comercio mundial.

Por otro lado, las campañas electorales en México dieron inicio el 30 de marzo y continuarán hasta el 27 de junio. En procesos anteriores, estos habían significado presiones al alza del tipo de cambio, por lo que los mercados estarán atentos a las noticias relevantes del mismo.

En cuanto a la renegociación del TLCAN, los mercados muestran mayor confianza en que se alcance un acuerdo positivo para la primera semana de mayo, no obstante, existe el riesgo de un aplazamiento.

Tomando en cuenta las anteriores implicaciones, se estima que el tipo de cambio podría subir en los meses de mayo y junio. No obstante, un futuro aumento de la tasa de interés por parte de Banco de México favorecería la entrada de capitales, lo que reduciría la depreciación de la moneda mexicana.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.