Miércoles, 14 de noviembre de 2018

El impacto mediático del periodo electoral en México

0

La explotación de los medios masivos y las redes sociales por parte de los partidos electorales ha sido motivo de discusión debido a su uso especialmente marcado en este último periodo electoral.

Por Myrel Pezina (LLE) ǀ 1.° de febrero de 2018

La televisión, la radio y la prensa escrita han sido los medios de información tradicionales. Según la Encuesta en Hogares sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) realizada por el INEGI, la televisión es la fuente de información con mayor acceso en el país, pero cuenta con un bajo nivel de credibilidad; la radio es mayormente usada en transportes, lo cual deja a la prensa como el medio que sigue siendo más consumido por usuarios que buscan información regular.

Ahora con las próximas elecciones, los partidos políticos toman en cuenta el impacto mediático que pueden tener las publicaciones cibernéticas en cuestión de minutos; por ejemplo, el tweet de López-Dóriga reportando el avistamiento de Juana Cuevas, la esposa del candidato por parte del PRI, haciendo la compra de fin de año en el supermercado. De ahí siguió Ricardo Anaya, publicando él mismo fotos donde se le ve siendo un padre dedicado, yendo por su hijo a la escuela en lugar de mandar a un chofer. También cabe hacer mención de la canción viral por parte del Movimiento Ciudadano.

 

Todo esto es un recurso por parte de los partidos para que el ciudadano común pueda estar en mayor contacto con sus candidatos y se sienta identificado. Sumándole a todo esto, están las grandes cantidades de dinero que el gobierno y los partidos le dan a los periódicos y a sus periodistas para hacer quedar bien a sus aspirantes a puestos populares. La manipulación mediática ha sido especialmente explotada en esta temporada de elecciones.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.