¿El estrés es un factor que está presente en tu vida?

0

El estrés es un sentimiento normal, sin embargo, su prevalencia puede causar daños en la salud. Averigua cómo combatirlo.

Fuente: Cetep

Por Paulina López (MC) | 25 de febrero de 2018

El estrés es una condición universalmente conocida, puesto que, a pesar de que las personas residen en lugares culturalmente distintos, la gente experimenta estrés en todo el mundo. La causa de este abarca una amplia gama de fuentes, entre las cuales pueden encontrarse presiones relacionadas con la educación, la economía, el trabajo, entre otros.

El estrés puede ser reconocido como un sentimiento ocasionado por un agente estresor, el cual origina tensión tanto de manera física como emocional –si este continúa, incluso tras la remoción del elemento angustiante, se le denomina ansiedad–. Ahora bien, esta presión puede considerarse beneficiosa si estimula a quien la padece; es decir, si lo impulsa a actuar en favor de su salud o necesidad –por ejemplo, que se reaccione ante una situación de peligro–. Sin embargo, este puede llegar a ocasionar problemas de salud si su frecuencia e intensidad son altos.

Entre los efectos que pueden presentarse ante altos niveles de estrés, la American Heart Association (AHA), a través de su página de internet, menciona el dolor de cabeza y de estómago, problemas para dormir, ansiedad e impaciencia.

Por otro lado, de acuerdo con Rafael García-Ros en su artículo Análisis del estrés académico en la adolescencia: efectos del nivel educativo y del sexo en Educación Secundaria Obligatoria, las mujeres son más propensas a sufrir de estrés que los varones, al igual que quienes presenten un mayor grado de exigencia.

Para evitar ser víctimas de este padecimiento, existen múltiples actividades que pueden disminuir su aparición y prevalencia. La AHA sugiere que se realice actividad física, la obtención de suficientes horas de descanso –entre 6 y 8–, se organice el tiempo productivamente, y se trate de ver objetivamente una situación, es decir, evitar la preocupación al exagerar el impacto que un evento pueda tener. Por ejemplo, el no limpiar una habitación puede ser una actividad que requiera hacerse, pero entender que si esto no se realiza en aquel momento, no habrá una consecuencia grave, mortal o que no tenga solución; “poner las cosas en perspectiva”.

Asimismo, tanto la AHA como Enrique Barra Almagiá, en su artículo Apoyo social estrés y salud, concuerdan que el apoyo social será de suma importancia para la recuperación y prevención del estrés. El que una persona se sienta apoyada, incrementará su presentir que se encuentra protegida, lo que le permitirá enfrentar con mayor vigor y confianza el agente estresante que pudiese afectarle. Además, la existencia de una red de apoyo social servirá como soporte en el cual las personas podrán reconfortarse y buscar ayuda.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.