El escándalo de Harvey Weinstein: consecuencias para Hollywood

0

Harvey Weinstein ha sido expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas; es el primer miembro en recibir esta consecuencia por acoso sexual en Hollywood.

Fuente: CNN

Por Carolina Rodríguez (LLE)

Después de las recientes acusaciones contra Harvey Weinstein por más de treinta años de acoso sexual, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos ha decidido expulsar al productor el pasado 14 de octubre.

Las acusaciones comenzaron a salir a la luz el 5 de octubre, en un artículo de The New York Times que reveló el acoso al que actrices como Ashley Judd, modelos y empleadas de Miramax y de The Weinstein Company fueron expuestas por más de tres décadas. Una de las ex-empleadas de The Weinstein Company, Lauren O’Connor, publicó en el 2015 el testimonio de una compañera de trabajo, relatando cómo Harvey Weinstein la persuadió para que le diera un masaje mientras él estaba desnudo.

Weinstein ha alcanzado al menos ocho acuerdos monetarios con mujeres para prevenir la publicación de estas acusaciones, incluso con la propia O’Connor, que retiró su testimonio poco después. Kathy DeClesis, ex-asistente de Bob Weinstein (hermano de Harvey Weinstein y socio en The Weinstein Company), menciona que esta conducta no era “Ningún secreto en su círculo interno”.

Weinstein, en el pasado, era el productor más poderoso de Hollywood; fue productor de películas aclamadas por la crítica, como Shakespeare Enamorado, y de la película de culto Pulp Fiction, y estuvo nominado a más de 300 Óscares. Pero ahora es conocido por utilizar su poder y estatus para persuadir y manipular a mujeres a realizar actos sexuales en contra de su voluntad.

El abuso que las víctimas han declarado varía; desde ser persuadidas a dar o recibir masajes y verlo mientras se bañaba, hasta ser forzadas a tener sexo oral o relaciones sexuales con el productor. La influencia de Harvey Weinstein como figura pública creó miedo en muchas víctimas, que se habían rehusado a declarar sus experiencias de acoso hasta ahora.

Las actrices Asia Argento, Ashley Judd, Gwyneth Paltrow, Angelina Jolie y empleadas como Lauren O’Connor, son solo algunas entre muchas mujeres que han declarado en contra de Harvey Weinstein. La actriz Rose McGowan tuvo el valor de revelar que fue violada por el productor, y ha sido particularmente vocal en sus declaraciones, acusando a Amazon Studios de ganar un “Óscar sucio” al dar fondos a violadores como Harvey Weinstein, y acusar a Ben Affleck de cometer actos de acoso y permitir el abuso de Weinstein.

A pesar de haber acosado y violado a mujeres sin consecuencias por más de tres décadas, la influencia de las redes sociales ha sido un gran golpe para la carrera de Weinstein, que en los últimos días ha sido despedido de The Weinstein Corporation, alienado por Amazon Studios, y expulsado de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

En una sesión el pasado miércoles 11 de octubre, la mesa ejecutiva de la Academia, compuesta de 54 miembros, tomó la decisión expulsar de inmediato a Harvey Weinstein, sobrepasando por mucho la mayoría requerida de dos tercios de los miembros. La decisión fue aclamada por muchos; antes de que se llevara a cabo la junta, una petición de change.org que demandaba la expulsión de Weinstein de la Academia había obtenido el apoyo de más de 142,000 personas. El productor es solo la segunda persona en ser expulsada permanentemente de la Academia, y la primera en la historia de la institución en recibir esta penalización por razones de acoso sexual.

La decisión ha causado cierta preocupación por el futuro de la Academia y de Hollywood, que por primera vez han admitido la toxicidad del abuso de poder en la industria, a pesar de haber ignorado acusaciones de acoso sexual hacia otros miembros, como Bill Cosby y Roman Polanski, entre otros. Este tipo de casos, que por muchos años no han recibido consecuencias en el ámbito legal y mucho menos dentro de la industria, pueden estar cerca de experimentar retribución por primera vez gracias al caso de Harvey Weinstein. Scott Feinberg, columnista de The Hollywood Reporter, mencionó al respecto: “Lo siguiente, para bien o para mal, es que una gran variedad de circunscripciones van a exigir que la Academia se conduzca de manera similar en cuanto a otros miembros problemáticos”.

El ex-vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, también hizo pública su opinión sobre el caso de Harvey Weinstein: “El silencio es complicidad. El silencio es consentimiento”. Y terminó su declaración con un poderoso mensaje: “El asalto sexual no es sobre el acto sexual. Es sobre el poder. Y es sobre actitudes profundamente arraigadas en nuestra cultura que, por miles de años de humillar y culpar a las víctimas, ha permitido a los perpetradores escapar las consecuencias de sus acciones”.

Fuente: Daily Mail

Las actitudes de figuras públicas e instituciones como la Academia traen consigo la esperanza de que en el futuro existan consecuencias para el acoso sexual por parte de miembros poderosos de la industria, que parece ser una pauta en Hollywood. El caso de Harvey Weinstein y la decisión de la Academia podrían ser el inicio de una nueva ética profesional, capaz de proteger la integridad de sus miembros del abuso de poder.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.