Denuncian públicamente a profesores por abuso sexual

6

Surgen denuncias públicas por abuso y acoso sexual contra profesores de diversas instituciones. Luis Manuel Garza, editorialista de la columna #EnMtyTambién de El Norte habla con Nueva Prensa.

Fuente: #AcosoenlaU

por Samantha Alcocer (BIA),  Luis Sierra (LRI) y Galo Delgado (LRI)

La mañana del 09 noviembre del 2017 se hizo una publicación de una cuenta anónima  en Facebook, en el grupo de Mercado de Libros Tec, -un espacio virtual mayoritariamente conformado por el alumnado del Tecnológico de Monterrey-, denunciando públicamente a Felipe Montes, profesor de Escritura Creativa y Creación Literaria en ITESM, por presunto acoso y abuso sexual a alumnas. En la publicación, se invitaba a leer otros testimonios en el blog #AcosoenlaU. La misma denuncia señalaba que el profesor Felipe Montes no era el único maestro que ‘hace este tipo de cosas’, haciendo referencia al señalamiento de Jorge Silva Rodríguez en el portal, que funge como Director Académico de Humanidades y Ciencias Sociales de la UDEM. Poco después la publicación no se encontraba habilitada.

La página #AcosoenlaU publicó un comunicado que describe cómo las universidades de Monterrey no se libran de ‘revelar situaciones de hostigamiento y abuso sexual.’ El grupo declara que desde el 2015 se han recopilado testimonios donde se evidencia como“… hombres mayores, en su calidad de maestros, acosan, seducen o abusan de estudiantes en instituciones privadas y públicas de Monterrey.”

El mismo comunicado clarifica los distintos niveles de abuso, (conceptualizaciones relevantes puesto la naturaleza de las acusaciones):

Fuente: #AcosoenlaU

El portal #AcosoenlaU cuenta con el apoyo de diversos grupos feministas, ‘solidarizados’ con las víctimas anónimas; Colectivo Luciérnagas, Feministas Nuevo León, Voces de Mujeres en Acción A.C., Abrazo A.C. y Colectivo Mujeres de Botas.

Cerca de las 8 de la noche del mismo día, el portal hizo una actualización acerca de los profesores señalados como ‘depredadores’ agregando dos más a su lista; enseñantes del ITESM y CEDIM.

Situación sistémica

Fuente: Proceso

En el comunicado del portal #AcosoenlaU establecen las siguientes demandas:

  1. Aunque sabemos que muchas instituciones no tienen delimitado dentro de su reglamento estudiantil la penalización de relaciones entre profesor y alumno, (suponemos que lo es porque ya es un crimen en sí mismo), exigimos enérgicamente que exista una consecuencia para todos aquellos que aparecen -y aparecerán- dentro de esta página.
  2. Exigimos cero tolerancia para estos abusadores sistemáticos, los cuales utilizan su posición privilegiada, y la confianza que se les otorga, para acercarse y posteriormente abusar de sus alumnas.
  3. Demandamos la renuncia de todos aquellos profesores que incurran en este reprobable comportamiento.
  4. Se necesita generar una política de prevención a la violencia sistemática contra las mujeres, así como mejores mecanismos de denuncia en donde las víctimas sean escuchadas. Este espacio es una llamada para que las universidades comiencen a implementar protocolos y capacitación en el tema.

En 2007, el Diario Oficial de la Federación publicó la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia impulsada por un grupo de legisladoras feministas como un proyecto de casi más de 10 años, según información de CIMAC.

De acuerdo a dicha ley, en su segundo capítulo, artículo 15:

  • Para efectos del hostigamiento o el acoso sexual, los tres órdenes de gobierno deberán:
    • I. Reivindicar la dignidad de las mujeres en todos los ámbitos de la vida;
    • II. Establecer mecanismos que favorezcan su erradicación en escuelas y centros laborales privados o públicos, mediante acuerdos y convenios con instituciones escolares, empresas y sindicatos;
    • III. Crear procedimientos administrativos claros y precisos en las escuelas y los centros laborales, para sancionar estos ilícitos e inhibir su comisión.
    • IV. En ningún caso se hará público el nombre de la víctima para evitar algún tipo de sobrevictimización o que sea boletinada o presionada para abandonar la escuela o trabajo;
    • V. Para los efectos de la fracción anterior, deberán sumarse las quejas anteriores que sean sobre el mismo hostigador o acosador, guardando públicamente el anonimato de la o las quejosas;
    • VI. Proporcionar atención psicológica y legal, especializada y gratuita a quien sea víctima de hostigamiento o acoso sexual, y
    • VII. Implementar sanciones administrativas para los superiores jerárquicos del hostigador o acosador cuando sean omisos en recibir y/o dar curso a una queja.

Han existido esfuerzos desde las instituciones educativas para generar protocolos y reglamentos que a su vez propicien espacios seguros para las mujeres y las personas que puedan sufrir hostigamiento en ambientes educativos de nivel superior. Entre algunos ejemplos en este marco se encuentran la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad de Veracruz, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, la Universidad Iberoamericana y la Universidad Autónoma de Sinaloa.

Protocolo de Acoso en el Tec

Nueva Prensa se acercó a la Dra. Mariana Gabarrot -una de las profesoras que elaboró el protocolo de actuación para la prevención y atención de violencia de género en el ITESM- quien comentó que ‘el protocolo está a manera de propuesta, pero tiene una definición muy clara de qué es el acoso y cómo actuar’.

El protocolo de acoso busca prevenir y actuar en casos de violencia de género de manera que se preserve la dignidad de la víctima y se actúe con respeto a los derechos humanos de todos los involucrados ‘incluyendo a l@s acusad@as’, menciona Gabarrot.  “Hemos estado trabajando en el documento desde que nos decidimos a promover la iniciativa de equidad de género en el marco del HeforShe.  Para elaborarlo revisamos protocolos de acoso de otras universidades  (por ejemplo el de la UNAM, el de la Ibero y el de la Universidad de los Andes)  y el marco legal vigente a nivel nacional e internacional”, finalizó.

Este documento incluye entre sus disposiciones generales que:

“El Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey asume el compromiso de eliminar la violencia y discriminación por motivo de género y promover la igualdad de oportunidades entre los hombres y mujeres, mediante acciones afirmativas y contundentes, como el diseño y desarrollo de planes y programas de formación, la investigación y vinculación en igualdad y no violencia de género, sumando a los valores de sentido humano, visión global, trabajo en equipo, integridad e innovación; garantizando un ambiente armónico que propicie el libre desarrollo personal y profesional de sus integrantes”.

El procedimiento de atención y seguimiento de casos, materia de la propuesta del protocolo, se rige bajo los principios de respecto a la dignidad humana, debida diligencia, confidencialidad, imparcialidad, accesibilidad, entre otros.

Testimonio: Luis Manuel Garza Villarreal

Unas horas más tarde, de la publicación del portal #AcosoenlaU, comenzó a circular en redes sociales una columna llamada #EnMtyTambién publicada el 08 de noviembre en el periódico El Norte, misma que la plataforma #AcosoenlaU adjuntó.

El editorial -publicado un dia antes de que el portal #AcosoenlaU- referenciaba a “…un profesor universitario, este del rubro literario…” que elige “jovencitas emproblemadas” para abusar “psicológica y sexualmente.”

Nos acercamos con el abogado y editorialista de la columna, Luis Manuel Garza, por una entrevista al respecto.

Luis Manuel confirmó referirse al profesor Felipe Montes ‘sin duda’ diciendo: “…te lo digo a ti ya que se destapó todo…”

Al inquirir si estaba representando a alguna de las víctimas dijo que una de ellas era su sobrina. “No te puedo asegurar que la esté representando yo legalmente simplemente la estoy apoyando […] yo recibo su testimonio de una manera profesional, […] con todos los protocolos que se requiere en ese tipo de casos, pero hasta ahí, nada más.”

Clarificó que hasta el momento, “No es que se le esté acusando, -porque eso ya implicaría ir al ministerio público- simplemente se le está señalando como un abusador, como un acosador, como un violador en potencia porque las víctimas que él elegía muchas de ellas eran menores de edad. Inclusive algunas hasta de quince años. Entonces ahí hay cierto tipo de delitos. Estupro […] corrupción de menores; equiparable a la violación. Eso en el tema estrictamente penal, pero desde el punto de vista académico pues hay un total abuso de autoridad”.

[Las víctimas] “Tienen miedo, por las circunstancias de este tipo de delitos o de este tipo de abusos. En donde a las víctimas se les tiende a criminalizar.” Añadió: “Luego resulta que no, que la alumna me coqueteó, que llegó con una faldita muy cortita y me sonreía y etcétera ¿no?. Entonces al ser tan fácil el desvirtuar una acusación de esa naturaleza pues obviamente la chavas tienen miedo y se callan, naturalmente se callan” dijo, al preguntarle por testimonios de otras víctimas.

“…Para empezar los que tienen que investigar así pero de primera mano son los del Tec. Las autoridades académicas del Tec son los que tienen que investigar esta situación. Aparte ya sabían, digo no es nuevo esto, una cosa es que no se haya ventilado en medios y en redes y otra cosa es que no supieran. Entonces aquí lo que se espera, yo en este caso como familiar de una de las víctimas, yo lo que espero es que el Tec inicie una investigación” concluyó Luis Manuel.

Solicitud de declaraciones

Nueva Prensa solicitó declaraciones a Felipe Montes cómo al vicepresidente de la zona norte del Tecnológico de Monterrey, -Víctor Gutiérrez- en torno a los casos antes expuestos; no se obtuvo respuesta alguna por parte del directivo ni del profesor en cuestión.

 

6 comentarios

  1. Abrí el link preocupado de que la nota se apartara de los principios periodísticos de presentar los hechos con objetividad y que fuera otro texto que se suma al veneno digital del que habla Villoro.
    Leerla me confirma que hubo trabajo, mesura y apego a los linieamientos para acercar información todavía bajo incertidumbre al lector. Felicidades por su trabajo y a la mentoría de sus maestros y asesores.

  2. Chicxs, sólo cuiden proteger la identidad de la persona que menciona el editorialista como víctima…creo que lo más conveniente sería eliminar ese apartado ya que permite descubrir fácilmente de quién se está hablando.

  3. Si hay acoso sexual en la UANL pero es muy solapado por las auroridades universitarias. Las mujeres que tienen el valor de denunciar son inmediatamente reprimidas: cambios de horarios, rebaja de horas, cambio de unidad o escuela.
    Y al acosador se le asigna un puesto de mayor jerarquia ” para demostrar que son chismes”.
    Hay mucho miedo, y lo peor es que las mujeres en la administracion son las “encargadas” de AISLAR a la persona que denuncie.

  4. Me parece increíble, no doy crédito, yo conozco a las dos personas señaladas y puedo decir que son hombres profesionales, muy inteligentes y honorables, incluso fueron mis maestros en prepa, carrera y diplomados y en ningún momento me faltaron al respeto, o se insinuaron conmigo, nunca los consideré como los llaman “depredadores”, no sé exactamente qué está sucediendo, pero ese es mi testimonio. Por otro lado, si hay pruebas pues que procedan entonces. Me da gusto que por fin las mujeres se estén animando a defender sus derechos y hablar de su seguridad y su sexualidad. Lo único que me gustaría sugerir es que la misma sociedad moralista de estas instituciones, repito, yo estudié ahí muchos años y las conozco bien, muchas veces violan aún más los derechos inalienables de los jóvenes que los llamados “depredadores”, por ejemplo reprimiendo, castrando o rechazando la libre expresión de los individuos.

    • El TEC es una fabrica de egresados donde la única ética es un peso mas en la bolsa. Lento pero seguro va cayendo del pedestal donde estaba hace varias décadas.

  5. Bien por Nueva Prensa. Este es el periodismo que realmente se espera de ustedes y el que deben de hacer como un medio periodístico de la comunidad Tec independiente. ¡Muchas felicidades y sigan por ese camino!

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.