Defensa musical: La inversión en tu proyecto

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Por Alexa Castillo (IMI)

Primero que nada, es importante tener bien definidos nuestros propósitos: por qué lo hago, cuáles son mis barreras, a dónde quiero llegar. Si las metas de un músico, ya sea solista o banda, son claras y ve a la música como parte de su futuro, entonces debe invertir en su proyecto.

Y por invertir no solo hablo en términos monetarios. Si lo que buscas es llegar más allá de los oídos de tus conocidos, tendrás que invertir mucho tiempo y arriesgar el mismo que destinabas a otras cosas.

Los músicos y bandas más reconocidos han dedicado gran parte de su vida a sus proyectos musicales desde su inicio. Algunos tardaron más que otros, pero un claro ejemplo de la perseverancia es Twisted Sister, banda a la que le tomó diez años tocar en bares de los suburbios antes de firmar su primer contrato, llegando a tocar seis días a la semana, incluso con noches de más de una presentación.

Pero la inversión de tiempo para una banda no llega hasta ahí. Dedicarte a tu proyecto musical también implica trabajar constantemente para ser cada vez mejor. Los ensayos son parte esencial tanto de esta etapa como de cualquier otra en la carrera de un músico.

Por otro lado, sí está presente el tema de la inversión económica, inevitablemente, y de muchas maneras. Empezando por la más simple (y bastante común), muchas bandas emergentes, en lugar de obtener ganancias, deben poner dinero de sus bolsillos para tocar en una presentación. Y con esto no me refiero a que paguen por tocar, sino por gastos mínimos como la transportación al lugar del show, y no recibir (ni esperar) nada a cambio. Sin embargo, es posible recurrir a gastos mayores, como altos costos de transportación o compra/ renta de equipo.

También están las inversiones de mayor escala que ayudan a distinguir a una banda con visión; esas inversiones en donde el dinero no se relaciona directamente con tocar ni brindan resultados inmediatos. Algunos ejemplos son la producción de un disco, creación de imagen, publicidad, etcétera. Aunque algunos pueden pensar que son gastos innecesarios, esto es lo que ayuda a posicionar a una banda o artista.

Existen otras inversiones que pueden no ser muy grandes, pero también te llevan cierta inversión de tiempo. Por ejemplo, registrar tus canciones: un paso muy importante para cualquier artista que muchas veces se deja pasar. Un profesor de la carrera suele decir que si no tienes registradas tus canciones, en realidad no tienes canciones. Y tiene toda la razón. Si tú no las registras, no te pertenecen legalmente y cualquier persona puede registrarlas como suyas.

Pero, ¿por qué invertir en tu proyecto? La respuesta depende de ti. Reconocimiento, pasión, fama, dinero, éxito… cualquier razón es válida; finalmente es tu proyecto. Solo tú mismo puedes saber cómo debes invertir en él. Pero una cosa sí es cierta: si realmente es lo que quieres, el riesgo vale la pena.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.