Cultura Política: 13 años después

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Diego de los Reyes nos comparte ésta semana un análisis en torno a las reacciones militares de Estados Unidos tras la caída de las torres gemelas hace 13 años, y las compara con las acciones que ha estado llevando a cabo recientmente en contra del grupo ISIS.

Screen shot 2014-08-25 at 8.07.59 PM

Por Diego de los Reyes (ITC)

Recuerdo dónde estaba cuando cayeron las Torres Gemelas. Si eres regio y estudiante de universidad como yo, probablemente estabas en tu casa, después que cancelaron clases en primaria debido a la lluvia.

No teníamos la claridad mental, en ese entonces, para saber las posibles implicaciones. Realmente nadie la tenía, excepto tal vez la congresista estadounidense Barbara Lee.

Representante Demócrata de California, Lee fue la única voz disidente el 14 de septiembre del 2001, cuando el Congreso pasó la Autorización para el Uso de Fuerza Militar (AUMF por sus siglas en inglés). El voto pasó con 420 votos a favor y uno en contra.

Después de 13 años de guerras en Afganistán, Iraq, intervenciones en Siria y demás países del Medio Oriente, es fácil ver como la AUMF entregaba demasiados poderes a la figura presidencial.

El texto, que sólo tenía 60 palabras de longitud, daba al presidente uso de toda la fuerza “necesaria y apropiada” contra las naciones, organizaciones o personas que él determine planearon, autorizaron, cometieron o ayudaron a los ataques del 11 de septiembre.

Nótese que le da poder a cualquier presidente, no sólo a George W. Bush. Obama, que en mayo del año pasado mencionó la importancia de eliminar la AUMF, la usó hace dos semanas para justificar los ataques a ISIS sin pedir permiso al congreso. Este grupo, también conocido como Estado Islámico, no existía cuando los ataques tomaron lugar.

Barbara Lee, al votar en contra, hizo más que un acto simbólico. No fue un voto partidista, no fue un voto que apoyara exclusivamente a sus constituyentes. Fue un voto que ella consideró moralmente correcto.

Pueden leer más de Lee, y las cartas negativas que recibió en ese momento, en un artículo reciente de The Atlantic.

Todo esto es importante porque, como la frase cliché dice, quien olvida su historia está condenado a repetirla. Este año ha sido marcado por la guerra civil en Siria, el aumento de violencia en Gaza, y la nueva ola de terrorismo en el Medio Oriente.

Estados Unidos está pidiendo ayuda, de nuevo, a los poderes mundiales para atacar a los yihadistas. Con justas razones, éstos se encuentran reticentes a hacerlo. ISIS debe ser derrotado, sí, pero no se puede hacer con la misma política que los fortaleció en primer lugar.

Y no hay que olvidar que los que más sufren los efectos de la ‘Guerra contra el Terror’ son los ciudadanos inocentes de estos países asiáticos.

Nosotros, estudiantes, parece no podemos hacer mucho. Los conflictos internacionales están fuera de nuestro control, la política mexicana desanima, ni siquiera podemos ser disidentes en nuestra escuela.

Pero sí podemos estar informados. Un día, nos tocará tomar las decisiones importantes. Nuestra generación estará en el poder, ya sea público o privado, o como parte de la población económicamente activa.

Estar informados es la única manera de evitar que se repita la historia.

Relacionado en parte al tema, la SALRI y SALPL están organizando la ‘Semana de la Paz’. El martes, entre la una y dos de la tarde se ofrecerán tres breves pláticas relacionadas con un conflicto internacional, el miércoles se recolectaran mensajes de apoyo para los afectados en el conflicto Palestino-Israelí, y el jueves habrá actividades varias en el Jardín de las Carreras. Más información en el evento de Facebook 

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.