Crónicas de un programador renegado: Víctimas de nuestra propia creación

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Por Juan José López Jaimez (ITC)

Los seres humanos somos criaturas muy peculiares: además de que le estamos dando en la torre a nuestro único planeta y parece valernos, somos capaces de crear cosas a un nivel increíble.

En las últimas décadas, hemos creado máquinas que nos facilitan la vida y hacen eficientes ciertos procesos, pues –aunque en ciertos trabajos una máquina no puede aún superar la calidad del trabajo hecho a mano por un ser humano– la tecnología tiene una ventaja indiscutible en muchas otras tareas.

Pero… te has detenido a preguntarte: ¿cuál es el precio que pagamos por el progreso tecnológico?

La triste realidad es que la tecnología, lenta y silenciosamente, va reemplazando a las personas en sus trabajos, y esto es debido a que una placa de silicio ha demostrado ser más eficiente y barata que una persona en ciertas tareas.

Pregunta o recuerda, en caso de que tengas edad: ¿cómo era la vida hace 40 o 50 años? La respuesta va a ser: muy diferente. Piensa, por ejemplo, en trabajos como operadoras telefónicas; el concepto ya no existe que yo sepa.

¿Cuánto tiempo queda antes de que los taxistas pierdan su trabajo por la introducción de automóviles autómatas? ¿o para que desaparezcan los cajeros en los centros comerciales? Piensa… ¿cuánto tiempo antes de que una máquina te quite tu trabajo?

Mi punto de vista como programador… es que la respuesta a estas preguntas depende de muchos factores. No es posible dar una respuesta exacta si en verdad una máquina nos va a reemplazar algún día o si reemplazará a alguno de nuestros tataranietos, y eso si es que tenemos nietos. La realidad es que programando una computadora puedes reemplazar muchas tareas (por ejemplo, de una secretaria) de manera sencilla y eficiente, si tienes el ingenio necesario.

Día con día, grandes compañías de software hacen avances en el campo de la inteligencia artificial, es decir, enseñar a cosas tontas como las computadoras a razonar como un humano no tan tonto, y quizá todavía estemos lejos del día en que una computadora pueda razonar a nuestro nivel, o quizá no; pero, aunque suene a ciencia ficción: siempre existirá el peligro de que todos, programadores incluidos, seamos reemplazados por una máquina.

La tecnología, en muchos casos, mejora nuestra calidad de vida; pero en muchos otros, dificulta a las personas poder vivir su vida. Pues cuando se prefiere dar trabajo a una máquina que a un ser humano, nos damos cuenta de que somos víctimas de nuestra propia creación.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.