Colectivo Tomate revela la vena artística de Monterrey

0

La comunidad de Altamira, en Monterrey, cobra vida después de que los murales creados por Colectivo Tomate dieran color e identidad a sus paredes.

Mural ‘Desfracmentacion’ por OrbitLuz

Nota y fotografías por Sofia Caraza (LDI)

El Colectivo Tomate es un grupo de artistas, arquitectos y mexicanos jóvenes creativos. Su objetivo es utilizar arte para solucionar problemáticas sociales complejas en comunidades con ambiente de violencia, extrema pobreza o conflictos sociales, enfocándose en revelar la identidad de la comunidad a través de proyectos artísticos.

Actualmente se encuentran haciendo convocatorias en diferentes partes de la República para el proyecto ‘Ciudad Mural’ como parte de la iniciativa México bien hecho, y utilizan pinturas Comex para la realización de los murales.

Estas actividades de muralismo permiten destacar el talento de artistas, tanto reconocidos como emergentes, donde utilizan las calles y lugares públicos como espacios para la apreciación del arte al alcance de todos.

La convocatoria Ciudad Mural Monterrey, lanzada el 17 de octubre de 2016, constó de dos etapas de selección de artistas (extranjeros, foráneos y locales), tardó tres meses y pintaron dos avenidas convergentes: Niño Artillero y Río Nazas. Se vislumbra una convergencia de estilos de los diferentes artistas a lo largo del trayecto.

Fuente: colectivotomate.com

Las paredes que antes tenían grafitti, o que no tenían color, se volvieron atractivas e interesantes. Estas son algunas de las creaciones que le dieron color a la avenida Río Nazas (continuación de la calle Luis Elizondo), cercana al Tecnológico de Monterrey:

Izquierda, Julio 2016 (Google Earth). Derecha, Febrero 2017 ‘El Gallo de Oro por Dagos

La avícola Río Nazas, ubicada entre Río Nazas y San Salvador, revivió después de que un gallo se posara en su esquina gracias al artista zacatecano David Hernández. Detrás de este mural existen elementos culturales de la región relacionados con la historia del dueño de la avícola, originario de General Terán.

Mural elaborado por Uzzy Art

Este mural, entre la calle Retamas y la Avenida Luis Elizondo, aviva una escuela de artes marciales.

Este mural, localizado en una de las paredes laterales de una casa entre Niño Artillero y calle Pípila, sobre la avenida, busca plasmar la identidad del dueño de esta vivienda, un señor reservado y solitario. La artista Viviana Sofía realizó esta composición improvisada, con colores alegres y figuras agrupadas en una caja que representa el universo del dueño de la casa.

Las Cenízas por Oceane

Esta obra se encuentra sobre la fachada de una casa en Río Nazas y muestra el renacer de un fénix. Su forma es poco tradicional y se basa en aves mexicanas, como el colibrí y el águila, que simboliza la resiliencia del barrio ante tiempos difíciles.

Lord O  por Kolly

Este mural, ubicado en la pared lateral de una casa sobre la avenida y Guadalupe Victoria, fue inspirado en la fascinación de la dueña por los loros verdes.

Parte del mural ‘Corazón del planeta  por Coco

Este mural, también ubicado en la calle Guadalupe Victoria, busca concientizar acerca de la importancia del medioambiente y la limpieza de las calles en la comunidad.

Mural por Eusebio423

Esta obra se localiza en Río Nazas y Niño Artillero, y está dedicado a los niños de la comunidad y a la imaginación, el motor de la infancia.

Mural por Leo Monzoy

Este mural representa a la familia que vive tras la barda. Se centra en los elementos de la niña, el corazón y la sierra norteña.

Un grupo de criaturas sentadas, que simbolizan la convivencia de la familia de la casa tras la barda, observan la avenida justo antes de la intersección con Lázaro Cárdenas.

Entre estas obras, hay muchas más por descubrir. Se pueden apreciar al pasar por ambas avenidas, ya sea al caminar o en automóvil.

Conoce más acerca del Colectivo Tomate en su página oficial y su Facebook.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.