Cartas a NP: #FactorTec y por qué el IQ no lo es todo

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

cartasFactor Tec no me representa.

Factor Tec no me conoce.

Factor Tec no sabe quién soy.

A inicios del 2016, la comunidad estudiantil (y me atrevo a decir que maestros y ExaTecs) nos vimos envueltos en un bombardeo publicitario de una campaña “innovadora y fresca” cuya intención es atraer al mejor talento que tiene nuestro país a través de un lenguaje más directo y relajado. En un inicio dio mucho de qué hablar y fue blanco de críticas por su actitud tal vez en exceso relajada ante la vida universitaria y su extraña decisión artística para fotografiar al alumno, pasando por personas descalzas en un estacionamiento, estudiantes recostadas en un sillón, dos alumnos montados en una bicicleta o una persona solitaria en medio de un inmenso campo de fútbol. Pero todo esto pasó. Y las aguas se calmaron, no quedó rastro de queja alguna e inconscientemente (como todo en nuestro país) nos acostumbramos a vivir con ello y hacer “memes” al respecto en Facebook.

Pero diez meses después de vivir rodeada de este #FactorTec los alumnos tenemos algo de qué hablar y espero no necesitar de un alto grado de IQ para discutirlo con ustedes.

captura-de-pantalla-2016-10-19-a-las-22-59-29

Como alumna de la carrera de Animación y Arte Digital me queda claro que en #FactorTec no saben quiénes somos, qué hacemos ni se molestan en entenderlo. Nuestra carrera de arte (o las de humanidades) sólo funciona cuando quieren promocionar las opciones alternativas que se ofrecen en una institución de ciencia e ingenierías, pero aún así estas “carreras alternativas” son cerradas en diferentes campus, obligando a los alumnos a mudarse de ciudad o cambiar de carrera si desean obtener el título universitario por el que han pagado (y pagaremos) toda nuestra vida. Es increíblemente triste y ofensivo que tu propia universidad muestre tan poco interés por conocer el valor del trabajo de carreras de arte, haga una publicación a nivel nacional al respecto y no tenga la mínima intención en dar una respuesta ante los alumnos.

Uno de los principales problemas al que nos enfrentamos los creativos día a día es hacer valer nuestro trabajo y educar al cliente, para tener un salario “decente” y digno de las noches de desvelo y el desgaste intelectual que conlleva generar contenido creativo y original (Porque, no queremos entrar a la parte de “Deshonestidad Académica” en el ámbito creativo, ¿Cierto? O pregúntenle a Expotec) .

¿Cómo vamos a enfrentarnos como alumnos y profesionistas recién egresados ante el mundo real si la propia publicidad de nuestra universidad fomenta los estereotipos que estamos tratando de eliminar?

Creo que más allá de la controversia que desató esta imagen (la cual ya fue borrada de las redes sociales, junto con los reclamos de los alumnos y exatecs) lo más preocupante es la actitud y el desinterés ante los que exigimos explicaciones. Porque las carreras de artes y humanidades, simplemente “no son rentables” y no le retribuyen a la institución lo que se invierte, o díganme ¿cuántas empresas enfocadas a estas áreas estuvieron presente en la última edición de EmpleaTec? No hay nada más que diseñador gráfico para aplicaciones (si es de arte) o recursos humanos (en humanidades).

La actitud de simplemente ignorar los reclamos y eliminar todo rastro de lo ocurrido como si nunca hubiera existido hace que se pierda la poca confianza de los alumnos hacia la institución. No hay duda que los maestros y docentes de nuestra carrera nos inspiran, aman lo que hacen y nos transmiten esa pasión a nosotros como futuros artistas digitales, pero ¿qué pueden hacer si el mismo sistema demerita el propio trabajo e intelecto de los alumnos y no se molesta en dar una explicación?

Pero como me dijo hace poco uno de los maestros que más me inspira…. La publicidad puede ser tan profunda como un charco.

Daniela Reyes (LAD)

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.