Cartas a NP: Eran dos

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

CNPMarina Menegazzo y María José Coni eran dos jóvenes argentinas de 21 y 22 años que decidieron aventurarse por Sudamérica al irse de mochilazo.

Todos soñamos con la aventura de meter nuestras cosas en una mochila, agarrar nuestro pasaporte, reservar un tren o un avión e irnos lejos. Salir de tu país, conocer tu ciudad favorita, visitar a algún amigo lejano, conocer un museo famoso, ver uno de los atardeceres más bonitos del mundo… Todos soñamos con ese día en el que podamos armarnos de valor y sólo dejarnos guiar por un mapa y nuestra intuición.

El 22 de febrero de este 2016, dos viajeras desaparecieron del mapa mientras viajaban por Ecuador. Su familia, al no tener noticias de ellas durante el transcurso de ese día, lanzó una alerta en redes sociales especificando sus características físicas y pidiendo que se reportaran a ciertos números si sabían algo de ellas.

Bendito sea el internet y bendita sea la gente que divulgó esta noticia que gracias a ello, llegó a manos del presidente de Ecuador y tomó acción. Se lanzó una alerta nacional a pocas horas de ser reportadas como desaparecidas, y en menos de 24, el caso fue “resuelto” al saber que las dos jóvenes habían sido brutalmente asesinadas.

Marina y María José eran dos estudiantes que simplemente buscaban conocer un poco más del mundo, tener una experiencia de vida como amigas y expandir su visión del mundo. Todo acabó mal.

Después de darlas por muertas, se comenzó la búsqueda de los culpables. Fueron dos hombres jóvenes que después de “portarse amables con ellas” y de haber tomado juntos, buscaron aprovecharse de ellas sexualmente. Violarlas. María José intentó defenderse y protegerse del hombre que la estaba acosando y éste, tomó un palo de madera, le pegó en la cabeza y la mató.  Marina al ver esto, intentó reaccionar pero el otro hombre también decidió matarla a golpes.

La historia no termina aquí. La historia vuelve a comenzar cuando el pueblo ecuatoriano e incluso argentino decide poner a las jóvenes (ya muertas) como LAS CULPABLES de lo sucedido.

“Estaban solas”. “Ellas se lo buscaron”. “¿A quién se le ocurre viajar sola en estos tiempos?”. “¿Dónde están sus padres irresponsables?”. “Las mujeres no deben de viajar solas”. “Ellas accedieron a tomar con ellos”. Son algunas de las frases encontradas en internet ante los hechos.

“Estaban solas” es la frase que más me duele de esto. ERAN DOS. Dos mujeres, mujeres valientes e independientes que decidieron irse a conocer el mundo. Ellas no estaban solas, lo que pasa es que no iban con un hombre.

Me duele ver que aún como sociedad se siga viendo al hombre como la pieza clave para la vida de una mujer. Ellas no necesitaban a un hombre para viajar, necesitaban que se les respetara y valorara por lo que eran, seres humanos.

Me imaginé en esta situación y me dio demasiada tristeza y miedo saber que hubo una época en donde yo pude ser María José o Marina. Habrá épocas en donde yo esté viajando “sola” como ellas. Me imaginé viajando con mi mejor amiga/roomie Pau por Marruecos, me imaginé viajando con mi hermana durante el verano, me imaginé viajando con mi mamá por la India. Me imaginé siendo mujer. Y me imaginé con miedo.

Desde chica me han educado a ser lo más independiente posible. Mi papá me ha enseñado a defenderme y a darme a respetar entre hombres y mujeres, mi mamá me ha enseñado a que no necesito a un nadie para ser feliz y salir adelante. Claramente, yo sé que NO necesito a un hombre para poder y saber viajar. Tampoco para vivir.

Y ahora resulta que, aun y cuando viaje con 1 o 10 mujeres más, estamos solas. ¿Dónde están mis derechos? ¿Dónde está mi libertad?  El machismo se hizo presente una vez más después de la muerte de estas jóvenes. Hombres, no los necesitamos para sobrevivir, pero por favor DÉJENNOS vivir.

No porque una mujer esté sola quiere decir que está en búsqueda de un hombre o que necesite de uno para que la salve. Me duele ver como hubo dos crímenes más ante mujeres, me duele ver que de nuevo, la fragilidad y fuerza de una mujer fueran apagadas por un deseo sexual.

La búsqueda de la equidad de género debería ser el pan de cada día de todos. Me da vergüenza y pena ajena cada vez que veo/leo a un hombre diciendo “Feminismo es lo mismo que machismo”. Una persona feminista es aquella que busca y cree en la igualdad social, política y económica de ambos sexos. Una persona machista es aquella que defiende la superioridad del hombre sobre la mujer o da muestras de ello con su comportamiento. ¿En DÓNDE ven la similitud?

Yo aprecio, admiro y respeto mucho a los hombres, no tengo nada en contra de ellos, no planeo buscar imponerme ante ellos y convertirme en una “feminazi”. Yo creo en la igualdad de género y creo en que ante todo, nos debemos de respetar, valorar y cuidar como seres humanos.

Creo en que nadie necesita de nadie para vivir y creo en que todos debemos de tener la sensación de seguridad y la libertad para recorrer como queramos el mundo.

En lo que no puedo creer es en que se siga creyendo que una mujer es la responsable de todo lo negativo que le pasa ante los hombres, no puedo creer que sólo por ser mujer tenga que ser tratada como sexo débil, que por ser mujer mi mayor meta en la vida sea ser esposa y mamá…

Soy mujer. Soy fuerte, trabajadora, débil, soñadora, amorosa, ruda, feliz.  Soy mujer y no estoy sola.

Por otro lado, me da mucho gusto ver que mujeres y hombres reaccionaran ante estos ataques machistas y surgieran campañas de concientización sobre la inseguridad que se vive en Latinoamérica y el machismo en estos países (y el mundo en general). Hay una carta llamada “Ayer me mataron” que se hizo viral en cuestión de minutos en donde se plantea, con voz en primera persona, la experiencia de las víctimas de este ataque.

Dejo todo lo relacionado con la noticia aquí:

http://www.elmundo.es/internacional/2016/03/03/56d87c23ca474188578b461b.html

http://internacional.elpais.com/internacional/2016/02/29/america/1456783042_957738.html

http://regeneracion.mx/ayer-me-mataron/

Diana Laura Benavides (LEM)

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.