Cartas a NP: el ciclo FEITESM

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Con motivo del reciente inicio de campaña para las candidaturas contendientes al Comité Ejecutivo FEITESM para 2018, hago esta carta para la comunidad del Campus Monterrey del Tecnológico de Monterrey. ¿Cuál es la finalidad de que exista un organismo como lo es la Federación de Estudiantes del ITESM en Campus Monterrey? ¿representación? ¿mejorar la calidad de vida del estudiante?

La gestión de 2016 de FEITESM decía “representar a los estudiantes del Tec de Monterrey y mejorar la calidad de vida estudiantil”; la de 2017 se reinventa y dice “representar los intereses del alumnado ante las autoridades correspondientes para lograr un ambiente colaborativo y mejorar la calidad de vida estudiantil”. Veámoslo primero en un estricto sentido literal. Pareciera que vamos avanzando muy bien, que nos acercamos a este hermoso y romántico hermanamiento en donde el alumnado se defiende entre sí, donde generamos una comunidad que incluye todas las ideas, que incluye todas las posturas y que tolera dentro de los límites de los derechos humanos, la libertad, la democracia y los ideales universales de respeto mutuo.

Pasemos de lleno y críticamente a la realidad: les preguntaría a estos representantes del alumnado y sus intereses por esas 14 000 personas que estamos ahí afuera de la Dirección de Asuntos Estudiantiles. Por todas estas  personas de diferentes razas, clases socioeconómicas, géneros, sexos, situaciones y circunstancias de vida. Preguntas básicas por esta “preocupación” desde un organismo que nos representa. ¿Saben cuántos alumnos y alumnas viven con enfermedades de transmisión sexual en el campus? ¿Quiénes tienen problemas de depresión? ¿A quiénes no nos gusta que cierren El Borrego o Carreta y que abran un Panem y un Señor Latino porque simplemente nos quita lo poco que de por sí tiene precios accesibles con respecto a comida? ¿A qué parte del alumnado va dirigida la Gala FEITESM? ¿Por qué ser parte de grupos estudiantiles es prestigioso? ¿Qué tal si no soy parte de los grupos? ¿No cuento? ¿No puedo hacer carrera política? ¿No puedo ser presidente de FEITESM entonces? ¿Por qué tienen que venir mujeres activistas como Rosa Montero o Lydia Cacho a señalar un evidente desprestigio a la institución como lo es ‘la Reina Tec’?

Obviamente son preguntas muy subjetivas, cosas que no esperaría que el alumnado en general preguntara, pero preguntas legítimas al fin y al cabo, que tienen esta naturaleza por el hecho de que soy un estudiante; parte de la comunidad que se supone es representada por FEITESM.

Desde mi posición como alumno de Ciencias Sociales, por otro lado, me parece muy incongruente lo que pasa en las dinámicas del ejercicio electoral por parte de DAE y FEITESM. Me encuentro con incongruencias como las ‘urnas móviles’ en donde cuestioné la eficacia y la utilización de esta “forma” y tuve como respuesta por parte de varios de mis representantes que dicha práctica fue fundamentada con base en la opinión de “expertos en procesos electorales” de los cuales después me enteré que eran alumnos de Ingeniería y de Derecho envueltos en actividades de grupos estudiantiles. También encuentro muy incómoda la forma en la que contestan a los cuestionamientos por parte de alumnos, jactándose de superioridad diciendo: “tú no entiendes lo que es tener este puesto” y también con cosas como “a ver, si tanto te quejas, deberías intentar estar aquí tú”. Algo similar pasa cuando se intenta hablar de transparencia en FEITESM, escuchando frases tales como “pues si el dinero lo conseguimos nosotros ¿por qué te voy a rendir cuentas?” o “si quieres saber algo sobre lo que hacemos en FEITESM, ahí estamos siempre en Centro Estudiantil, ve”. Entonces, resulta responsabilidad del representado ir a preguntar ¿qué se está haciendo? y también ¿cómo se está haciendo?

Adelantándome a las consecuencias del escrito, para quienes digan “qué exagerado” y “no te lo tomes tan en serio”, pues sí lo hago, porque al final este es un ejercicio pedagógico de la realidad, del político corrupto, de las instituciones torcidas y de la economía elitista. ¿Cómo me pueden decir que no se vale tomarse en serio estas cuestiones si al final mi título de Lic. en Relaciones Internacionales va a salir de una institución que tiene mecanismos estudiantiles que perpetúan prácticas que en el aula me dicen que son la que tienen a México como está?  Y para quienes me digan “Si no te gusta, pues salte”, no, basta de confort. Amo al departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política, amo a mis profesoras y profesores que son seres impresionantes que han estado ahí para mí más que mis ‘representantes estudiantiles’. Pero no puedo decir que un lugar que cosifica no solo a la mujer, sino a las personas más desfavorecidas y también a quienes no tienen las mismas oportunidades que nosotros. No puedo sentirme completamente Tec, ni ‘azul’ porque no se nos permite ni siquiera criticar a nuestra ‘universidad’.

Hace tiempo escribí en conjunto con una alumna de Derecho una carta  similar por una situación que nos ocurrió en torno al aniversario luctuoso de Jorge y Javier. Hoy me encantaría volver a citar las palabras del presidente del Tecnológico de Monterrey, Salvador Alva en una de sus intervenciones para la revista Tec Review:

“Por un pensamiento crítico y libre… somos una institución educativa abierta e innovadora y consideramos que NINGÚN tema debe escapar a nuestra conversación; SI LE IMPORTA AL PAÍS y a nuestra sociedad, SIN DUDA LE IMPORTA A NUESTRA academia, a nuestros alumnos, egresados, padres de familia y en general a nuestra COMUNIDAD UNIVERSITARIA, porque México ES NUESTRA CASA” [Mayúsculas agregadas por el autor para énfasis].

Y si por alguna razón este doble discurso simplemente es motivo de falta de estructuración por parte de FEITESM, pues tan fácil sería como poner la actual misión como visión a futuro y en la misión rezar por “ser un organismo estudiantil subordinado a la institución que realiza eventos”.

Galo Ben Yair Delgado Moreno

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.