Carta Editorial: Sí al debate y al estudiantado crítico

0

Logo NPA nuestros lectores,

Tras cinco años de existencia del periódico estudiantil Nueva Prensa, hemos aprendido que una de nuestras mayores responsabilidades es la de fomentar una ciudadanía estudiantil informada, interesada en los procesos electorales, y al mismo tiempo un Gobierno Estudiantil transparente, honesto y representativo.

Sin embargo, la participación que se pretende inculcar a los alumnos no se ve reflejada en los procesos electorales internos del campus. En las pasadas elecciones rumbo a Comité Ejecutivo FEITESM 2016, de acuerdo con cifras de Comité Electoral, únicamente hubo 1950 votos, es decir 14.62% de la población total estudiantil.

La cifra es sólo un síntoma de la inexistencia de una participación estudiantil significativa, y por lo tanto de una ausencia de democracia real al interior del Tec. Ambas situaciones son perpetuadas por la falta de espacios de diálogo y cuestionamiento entre la comunidad estudiantil. Durante el proceso electoral pasado, Nueva Prensa buscó implementar nuevos espacios y métodos para fomentar el debate, sin embargo, algunos de los temas no fueron recibidos de manera positiva.

El Tecnológico de Monterrey, por su parte, tiene como misión formar ciudadanos íntegros, éticos y comprometidos a incidir en la transformación de la sociedad. Nuestras misiones en realidad no son distantes, ni mucho menos contradictorias. Los temas o cuestionamientos que se hacen durante nuestros eventos tienen siempre la intención de fomentar en el alumnado el pensamiento crítico, parte fundamental de la formación de una ciudadanía de calidad.

Nueva Prensa, con el fin de crear un diálogo y continuar con el debate de la agenda nacional, incluyó dentro de los temas rumbo a la elección del Comité Ejecutivo de la Federación de Estudiantes la legitimidad, los procesos transparentes y la legislación de las drogas. Creemos fervientemente que en los espacios universitarios, y más aún en las plataformas al interior del Tecnológico de Monterrey, se gestan ideas y propuestas que podrían definir el rumbo de la sociedad mexicana.  En este proceso electoral, uno de los temas más comentados fue el de la aplicación de los exámenes de antidoping llevada a cabo por el CAT, Departamento de Prevención del ITESM Campus Monterrey.

A través de la presente, al Consejo Editorial de Nueva Prensa le gustaría defender la libertad de expresión del alumnado dentro de la institución, aún cuando los temas en discusión pudieran ser tachados de “polémicos”: ¿qué mejor lugar para discutirlos que al interior de una de las instituciones con mayor capacidad de acción y prestigio dentro del país? ¿Quiénes mejores para discutirlos que algunos y algunas de los que serán tomadores de decisiones en un futuro? ¿Qué mejor manera de construir una ciudadanía activa y crítica que a través del debate de, entre otros temas, la legislación sobre las drogas y los protocolos existentes alrededor de ellas?

Con esta carta editorial, Nueva Prensa confirma su posicionamiento en contra de prácticas que coarten la capacidad de pensamiento de la comunidad estudiantil y que pretendan callar su voz. Al mismo tiempo, manifestamos que como estudiantes todos los temas nos competen, y más aún los que están directamente relacionados con nuestros cuerpos.

Sí al debate y al estudiantado crítico de su realidad.

No a la censura de las ideas.

Atentamente,
Consejo Editorial de Grupo Nueva Prensa

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.