Martes, 18 de junio de 2019

#buencomer: la nueva onda

0

Por Alejandra López

alejandra

Ya todos sabemos como está la cosa, lo orgánico, lo vegano, etc. Son movimientos alimenticios que imponen modas en el mercado, ya con el solo hecho de que sea orgánico le da el “derecho” de ser más caro que  el mismo alimento cultivado de otra forma.

Es entendible, estamos en una cierta crisis donde el humano debe aprender a curar su cuerpo y debe llevar una alimentación más sana con hábitos que acompañan ésta como hacer ejercicio, no comer tanto dulce, etc.

Pero la verdad es que el hecho de que sea orgánico no impide que engorde o que no esté requetebuenote.

Para el día de hoy, mientras escucho Mac Demarco en mi sala escribiendo esta nota, te traigo Trust. Es un restaurant como de comida “rápida” con miles de opciones de comida de calle pero todo es exclusivamente orgánico, no hay nada que no lo sea, hasta las sodas; excepto la Coca, ya sabemos todos que las cocas son químicos.

Varían muchísimo las opciones, y no pienses que como es orgánico habrán miles de opciones de ensaladas como es la onda nueva de los lugares que venden jugos “detox” (no caigan en esa trampa, “plisito”.) De hecho, solo hay una ensalada y es una de las cosas más baratas del lugar.

Se encuentra en el Río Colorado entre Río Tamazunchale y el Rio siguiente, perdonen, pero no soy un GPS. Está en una plaza de color blanco predominantemente, donde está Carrots que también es un pequeño súper de comida orgánica.

Ubicado exactamente en una esquina casi invisible si no fuera por sus mesas afuera del local. El local es algo peculiar, me sentí en esas películas japonesas donde aprovechan el espacio de una manera extraordinaria.

Es un local rectangular de fondo muy largo, de veras; de un lado tienes mesas que son normalmente para dos personas con pantallas en la pared que pasan videos de música que no van tan acorde a la atmósfera y del otro lado está la cocina, la caja, los baños, todo, todo, todo lo demás.

Image-1

 

Entré pidiendo “más que nada” el menú, gente muy profesional atendiéndote con la mayor disposición a hacerte sentir cómodo y que confíes en ellos que tu pedido saldrá al 100. Es gente informada sobre lo que venden, lo cual le da muchos puntos al local.

El menú aún está en papel, lo que significa que está nuevo este spot, con muchísimas opciones tanto mexicanas como americanas. Tortillas de maíz o harina, pan sin o con gluten, tienen varias opciones
para que comas “aguuuusto”.

Si mal no recuerdo, tienen opciones vegetarianas también. Observé varias opciones que llamaron mi atención como una hamburguesa, el panini de pollo, y otras cosas más pero me fui por las opciones que ya mencioné. OJO, no vayan a creer que me comí todo yo sola, sino sería la bolita rodante del Tec.

Para mí pedí el panini de pollo, acompañado de una pequeña ensalada y aderezo de cilantro, para mi hermano fue una hamburguesa la cual no aprovechó al máximo por su falta de paladar no entrenado y que no le gusten los vegetales.

El panini de pollo era en un pan de granos ancestrales, con mayonesa poco tostado pero caliente adentro con cebolla caramelizada, pechuga de pollo, pimientos amarillos y rojos, un poco de champiñones y no puede faltar en el panini: queso manchego derretido.

En otras palabras, el hecho de que sea orgánico no significa que no engorde. Estaba en la temperatura ideal, el único problema era el hecho de no había ni como empezar a morderlo.

Sinceramente, se nota en la foto como intenté y fue fallido, estaba demasiado grande esa sub. Terminas muy satisfecho con uno solo de esos, no necesitas ni postre.

comida trust

La hamburguesa, por otra carne, digo… parte. ¡A su madre! Échate un banquete con 6 cm o más de grosor y eso que le faltaban ingredientes, acompañada de unas papas a la francesa de 10. Estaba “coza zeria”.

Increíble sabor de la carne, quizás un poco más salada que la procesada, pero qué barbaridad. Riquísimo sabor. Además el pan estaba en su punto exacto, en que está tostado pero no quemado y hace el sonido de crack al morderlo, al pelo. Recomendadísima esta hamburguesa, quizás no es algo que te puedas comer todos los fines por su alto precio pero si debes probarla.

Trust lo categorizo como un lugar para parejas que van a salir a cenar que les gusta la nueva onda, pero que no se te olvide chavo, lleva mínimo 200 pesos por cabeza y limítate a lo que vayas a pedir. Si es un lugar muy bueno, de la escala del 1 al 10 le doy un 8 por cerciorarse que la comida es orgánica, tienes muchas opciones, la atención, el diseño y finalmente su comida

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.