Ayotzinapa: dos años sin respuestas

0

Después de dos años, 43 estudiantes desaparecidos, 128 detenidos y muchas protestas, aún no se sabe qué sucedió.

captura-de-pantalla-2016-09-26-a-las-11-03-05-p-mFuente: El País

Por Berenice Valencia (LLE)

La noche del 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecieron y hasta hoy no se sabe con claridad qué sucedió con ellos. A dos años de la tragedia que puso en evidencia la crisis de Derechos Humanos en México, el gobierno dice que su único interés es descubrir lo que sucedió, mientras que los padres de los normalistas aseguran que el propósito del gobierno es precisamente el opuesto: ocultar la verdad.

Lo que (no) se sabe

La versión oficial de lo sucedido (de la Procuraduría General de la República) es que los estudiantes fueron detenidos por la Policía Municipal y entregados al cártel Guerreros Unidos quienes los incineraron en un basurero de Cocula. Sin embargo, esta teoría fue desacreditada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos designó para investigar el caso. Tras sus investigaciones, las cuales quedaron inconclusas debido a la falta de apoyo gubernamental, informaron que la versión oficial estaba construida solamente con testimonios de detenidos que pudieron haber mentido por la presión o incluso por ser sometidos a tortura.

La PGR sí encontró restos de 17 personas en el basurero de Cocula pero no eran de los 43 estudiantes. Los únicos restos encontrados son los de Alexander Mora y no estaban en el basurero sino en un río. Además, de acuerdo a José Torero, parte del GIEI, el basurero no presenta indicios de un incendio que haya podido incinerar un cuerpo. Sí hubo un incendio pero no de la magnitud requerida para incinerar a 43 personas y no en las coordenadas que señaló el reporte oficial.

Sobre la participación del Ejército y de la Policía Federal tampoco se sabe mucho. El GIEI quiso entrevistar a elementos del 27 batallón del Ejército pero nunca se les concedió la entrevista. No hay evidencia de que hayan participado contra los normalistas pero tampoco les ayudaron aunque se presume que se dieron cuenta de lo que sucedía. La CNDH tiene una línea de investigación en la que busca ver la relación de la Policía Federal con el crimen de esa noche pero lo único que se ha descubierto es que se les informó a dos policías federales lo que sucedía y ellos asintieron.

Renuncias y detenciones

En febrero de 2015, se destituyó a Jesús Murillo Karam de su cargo como Procurador General de la República. Esto sucedió porque la “verdad” sobre el caso Ayotzinapa que él había calificado como “histórica” fue perdiendo validez hasta que en general se consideró como una verdad novelada. Este no ha sido el único cargo importante destituido a partir del 26 de septiembre de 2014. Hace apenas unos días, Tomás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal, renunció a su cargo y ahora debe enfrentar una investigación interna que lo acusa de haber manipulado las pruebas del reporte oficial.

A pesar de que estos dos funcionarios perdieron sus cargos, no fueron realmente castigados, a Murillo Karam lo volvieron jefe de Agricultura (aunque ahora ya no lo es) y a Tomás Zerón  le dieron el cargo de secretario técnico del Consejo Nacional de Seguridad.

Además de estos dos grandes funcionarios, con un expediente de más de 200 tomos y más de 400 resoluciones judiciales, hay 128 detenidos por el caso Iguala.

In Memoriam

Como muestra de solidaridad a las víctimas de este suceso, varias universidades del país, e incluso algunas internacionales, realizaron eventos para demostrarle al gobierno que los 43 estudiantes no han sido olvidados y que se continuará exigiendo justicia. La UNAM y Yale University, entre otras,  realizaron un pase de lista para reconocer la memoria de cada uno y además remarcar que eran estudiantes.

En el Tec de Monterrey, Campus Monterrey se realizó un memorial al que asistieron aproximadamente 30 personas en el Jardín de las Carreras.

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.