Lunes, 10 de diciembre de 2018

Aquí entre nos: Morena VS. Los mercados

0

*Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de Grupo Nueva Prensa.

Por Melina Puente (LEC) | 12 de noviembre de 2018

Creo que, al día de hoy, muy pocos ignoran lo que ocurrió el pasado jueves cuando Ricardo Monreal, líder de la bancada del partido del presidente electo (Morena) presentó una iniciativa que pretende eliminar el cobro de múltiples comisiones bancarias. Este cobro se eliminaría por factores como 1) consulta de saldos en ventanilla, depósitos de cheque para abono en cuentas, devueltos o rechazados; 2) reposición de plástico por robo o extravío’ 3) no facturar monto mínimo a comercios que hacen uso del producto de terminal de punto de venta, 4) impresión de estado de cuenta adicional o de movimientos bancarios, 5) disposición de crédito en efectivo, así como la suspensión del cómputo de intereses moratorios dentro de los primeros cinco días hábiles posteriores al vencimiento del plazo límite de pago establecido en el contrato entre el cliente y la institución financiera, entre otros que uno puede leer en la página 8 de la iniciativa de ley presentada y actualmente turnada a las Comisiones Unidas de Hacienda y Crédito Público y de Estudios Legislativos.

Si bien esta iniciativa es muy positiva para los consumidores de la banca, tanto actuales como potenciales,  a los bancos la noticia les cayó como balde de agua fría. Y no es para menos ya que, en promedio, el 30% los ingresos de la banca mexicana dependen del cobro de comisiones bancarias, hecho que contrasta de manera importante con las matrices de dichos bancos. Cabe recordar que actualmente la mayor parte de los bancos más grandes que operan en México son extranjeros. Ante ello, es necesario mencionar que en sus países matrices el cobro de comisiones representa el 19% del total de sus ingresos. Sí, 19%.

Sabiendo lo anterior es lógico que, en cuanto se supo sobre tal iniciativa, la reacción de los mercados financieros haya sido de pánico. Ese jueves, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, cayó 5.81% (su peor caída desde 2011), presumiblemente a causa de la crítica caída de las acciones del sector financiero, de más del 10%. La que sufrió más en la sesión fue Banorte, con una caída de 11.9%, seguida de Gentera (Compartamos Banco), con una caída de 10.23% e Inbursa, con una caída de 10.08%.

Luego del impacto inicial, el equipo cercano del presidente electo salió a tratar de calmar las aguas en el sector financiero, cosa que se logró luego que AMLO saliera al mediodía del día siguiente, indicando que, durante los primeros 3 años de su gobierno no se realizarían reformas de índole financiero, económico o fiscal, hecho que brindó un poco de tranquilidad a los mercados al hacer que recortaran un poco sus pérdidas en dicha sesión.

Como se puede observar, estos últimos días han sido sumamente convulsos. ¿Es grave que haya caído la bolsa? Sí, para aquellos que invierten en ella, especialmente en el sector financiero, aunque ahora es una buena oportunidad para comprar acciones baratas del sector y ganar un buen rendimiento. Estos hechos sirven para calcular el pulso del mercado y advertirle al nuevo gobierno sobre las reglas del juego y a lo que deberá de atenerse en caso de impulsar reformas tan radicales, pero por sí mismo no es malo, mientras que dicha iniciativa no se apruebe tal y como está.

Es un hecho que se debe reformar la magnitud de los cobros de las comisiones bancarias, porque en sí mismas desincentivan al consumidor a utilizar instrumentos financieros. Ojo, hay que reducirlas y regularlas, particularmente aquellas que caen en lo ridículo, como las que realizan cobros por impresiones de estados de cuenta, movimientos o por simplemente contar con una tarjeta de débito. En su cobro, algunas instituciones financieras, como ha dicho Monreal, sí llegan a ser usureras.

Es positivo el hecho de que alguien se tomara la molestia de leer algunos de los informes que realizan las entidades de gobierno que realizan recomendaciones en favor de los mexicanos. No estoy muy segura de si la manera en la que se presentó haya sido la indicada o no; seguramente sí. Las personas no solemos ceder por las buenas, a veces es necesario que nos den un pequeño susto para ceder.

Justamente eso fue lo que hizo Morena con dicha iniciativa. Darle un susto a las instituciones financieras e indicarles que también pueden meterse en sus terrenos mediante reformas de ley. Sin embargo, también los congresistas morenistas deben aprender que los mercados tienen el poder económico, y que en algo tendrán que ceder a la hora de hacer lo que sea con la iniciativa del jueves. Las condiciones para ambas partes cambiaron. El poder político está en manos de AMLO y Morena, en ese orden, mientras que el poder económico continúa en las manos de siempre. Aquí la pregunta es quién cederá más o menos en todo esto y si beneficiará o no a los mexicanos.

 

Todos los comentarios son revisados previo a su publicación. No serán aprobados los comentarios que contengan ataques y ofensas personales; agresiones racistas, sexistas o discriminatorias en general; ni publicidad o spam.